La UOM se declaró en alerta y ratificó su exigencia del 30%

La UOM se declaró en alerta y ratificó su exigencia del 30%
La Unión Obrera Metalúrgica ratificó su exigencia por el 30% de aumento en las negociaciones paritarias que desarrolla ante empresarios en el ministerio de Trabajo de la Nación, para definir un inicial de $6.500.
Las seccionales metalúrgicas se reunieron ayer en el predio que ese gremio posee en el barrio porteño de Villa Lugano y definieron por unanimidad declararse en “estado de alerta” facultando a la conducción que encabeza Antonio Caló para adoptar “las medidas de acción directa que considere necesarias”, según refrendaron en un comunicado de prensa.

La petición sindical se presentó el martes en el segundo encuentro que desarrollaron con empresarios en Trabajo, allí consta que el 30% podrá ser en un pago, o en dos cuotas: 20 % en abril y 10% en junio, acumulativas.

El malestar gremial con la postura que mantiene el sector empresario en las negociaciones fue evidente tanto en el texto que se presentó a la prensa como en análisis que deslizaron algunos referentes de la UOM. “Tenemos plena tranquilidad de conciencia, le dijimos a los empresarios que la pelota ahora está en ese lado de la cancha, porque nosotros jugamos de frente y bien” sintetizó un integrante del secretariado nacional a BAE Negocios.

El comunicado remarcó que la reunión en Lugano definió “llamar a la reflexión” al sector patronal para que considere de manera “seria y responsable” la preocupación que hoy se extiende a los 250.000 afiliados que se nuclean en la UOM.

Además del 30% la UOM reclama el pago de $2.000 a modo de compensación por los incrementos de precios registrados en el último trimestre de 2013 y los dos primeros meses de este año. La contraoferta empresarial en este punto llega hasta los mil pesos. Dentro de la rigidez que hasta el momento tuvieron los dos encuentros en la cartera laboral a cargo de Carlos Tomada también es de apreciar la postergación de la tercera reunión que se iba a desarrollar ayer y pasó para el próximo martes.

La ratificación de las pretensiones sindicales hizo blanco en tre algunos referentes empresarios que habían deslizado su optimismo para cerrar el acuerdo salarial sin alcanzar los 30 puntos. Incluso estimaban que el Gobierno vería con agrado un cierre en el orden del 27 por ciento. “Nosotros tenemos la mejor predisposición, pero históricamente el gremio negocia desde la convicción orgánica de sus bases y esto no significa estar en contra de nadie. Pedimos lo que consideramos justo”, manifestó otro dirigente metalúrgico.

Comentá la nota