La UTA decretó un paro total en las seis líneas del subte y el Premetro tras los incidentes

La UTA decretó un paro total en las seis líneas del subte y el Premetro tras los incidentes
El sindicato, que protagonizó serios incidentes con los metrodelegados, paralizó todos los servicios por tiempo indeterminado; denuncian que los gremialistas enfrentados no los dejan trabajar
Como consecuencia de los graves incidentes protagonizados esta mañana en la cabecera de la línea D entre las dos facciones sindicales que se disputan la representación de los trabajadores de ese medio de transporte, la UTA decretó un paro total en las seis líneas de subte y el Premetro en repudio a los incidentes protagonizados con los metrodelegados, a quienes acusan de no permitirles ocupar sus puestos de trabajo para brindar el servicio con normalidad.

En la estación Congreso de Tucumán, los sindicalistas de ambas partes se pelearon en los molinetes de ingreso a la estación, debido a que unos pedían comenzar la jornada laboral con normalidad y el otro -más numeroso- exigían mantener la medida de fuerza.

Para hoy, los metrodelegados habían anunciado una nueva jornada con cortes programados y escalonados en los diferentes servicios, una medida que se vio alterada poco antes de las 7 por la decisión de la UTA, de paralizar el servicio en su totalidad "hasta que se aclare la situación"..

Desde el sector de la UTA denuncian que los metrolegados llevan adelante "una medida estrictamente política". "Acá tenemos una patota que no respeta a los compañeros que quieren trabajar. Están haciendo una medida estrictamente política", destacó Hugo Barrios, miembro de ese sindicato.

La decisión de los metrodelegados de dar continuidad a la protesta se produce luego del fracaso, al no encontrar respuestas favorables sobre sus reclamos salariales, en la última reunión paritaria con la concesionaria Metrovías y el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, según informaron.

La Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp) rechaza el convenio firmado entre la concesionaria Metrovías y la Unión Tranviarios Automotor (UTA), en el que se acordó un aumento del 23% en las paritarias de 2012. Tampoco están de acuerdo con el proyecto de ley que Mauricio Macri envió a la Legislatura..

Comentá la nota