El déficit operativo del Sempre supera los 12 millones

Un vieja polémica quedó zanjada. Los representantes sindicales en el directorio del Instituto de Seguridad Social dijeron meses atrás que el déficit de la obra social provincial (Sempre) en 2010 había llegado a 13 millones de pesos.
Rápidamente, el presidente del ISS, Miguel Tavella, los refutó y afirmó que apenas sería de tres millones. El balance general, correspondiente al año pasado, que será publicado en el Boletín Oficial, tiene la cifra exacta: 12.062.771,48 pesos.

¿Qué significa eso? Puede haber dos lecturas distintas. Es cierto que, en pesos constantes y sonantes, el Sempre perdió el año pasado "sólo" 3.135.816,08 pesos; pero también lo es que -sin contar los recursos extraordinarios- esa pérdida se cuadruplicó.

Aunque en la información a la que accedió LA ARENA no está esa explicación, el balance general simplificado del Sempre -que será publicado en el Boletín Oficial- muestra que la diferencia entre los recursos y las erogaciones fue de algo más de tres millones, pero inmediatamente agrega que el "déficit operativo" superó los doce millones y aclara "sin colocaciones financieras y otros recursos". La diferencia está en restarle a los recursos los ítems colocaciones financieras y otros recursos (que suman 15.073.630 pesos) y a las erogaciones el rubro "erogaciones no operativas" (6.146.675 pesos). Así se llega a los 12.062.771 pesos, que equivale a decir que con los recursos propios (aportes de los 80.000 afiliados y recupero en las prestaciones) no alcanza para pagar los gastos, que son mayoritariamente las prestaciones médicas; por lo que de seguir así esas pérdidas se irán incrementando en el mediano y largo plazo.

El precio del bono.

Los que hablaron oportunamente de cifras reales del déficit operativo fueron los directores María Rosa Barabaschi (docentes), Daniel Pérez (estatales) y Nelly Viola (jubilados provinciales). Hoy la primera ya no está en la cúpula del organismo y fue reemplazada por Nora Pelizzari.

La discusión comenzó hace un año cuando ellos tres fueron a ver al secretario general de la Gobernación, Raúl Ortiz, para entregarle un petitorio pidiendo que el Estado provincial aumente un punto su aporte a la obra social (de 4,5 al 5,5 por ciento) y convierta en remunerativos los rubros salariales que no lo eran. A ese encuentro fueron con un dato: a septiembre del año pasado, el déficit ya era de ocho millones de pesos.

Además, el propio gerente general del Sempre, Omar Martínez Almudévar, ya había advertido en la Legislatura que habría un desfinanciamiento a largo plazo porque las erogaciones eran más que los recursos. Y enumeraron una serie de causales: los altos incrementos de los precios de los medicamentos; la incorporación de nuevas prácticas que no se encontraban nomencladas (como la cirugía bariátrica y la fertilización asistida); los mayores costos derivados de prácticas acordes con los avances tecnológicos en el área de la salud; el incremento dado en afiliados con enfermedades de alto impacto en su tratamiento, como los enfermos oncológicos cuyo número ha aumentado considerablemente; las derivaciones a centros de atención de alta complejidad para la atención de enfermedades cuyo tratamiento, cura o mejora en la calidad de vida no pueden ser abordados en el ámbito local, como la atención neurológica compleja; etc.

Pero el directorio -por la oposición de Barabaschi- se opuso al aumento del bono, más allá de que Tavella afirmara que llevarlo de cinco a diez pesos -valor establecido en julio de 2007- equivalía a un par de mensajes de texto por celular, y le pidieron al presidente que se reúna con el gobernador Oscar Mario Jorge. Pero Tavella dijo que no pediría ayuda al gobierno porque había otras alternativas para aumentar la recaudación. El mandatario se terminó comprometiendo a financiar con aportes oficiales los números en rojo, aunque Tavella insistió en que esa ayuda no era necesaria.

Comentá la nota