AUN NO SE DEFINIERON SANCIONES PARA LOS CONGRESALES DE AGMER ACUSADOS DE INCUMPLIR EL MANDATO DE LA SECCIONAL CONCORDIA

Agmer Concordia todavía no tomó una decisión respecto a las eventuales sanciones que les podría caber a tres congresales acusados de haber traicionado el mandato de las bases al votar la aceptación de la oferta salarial en el último congreso provincial de la entidad
El 2 de agosto el congreso provincial de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) aceptó la propuesta salarial del Gobierno por escasa mayoría. Inmediatamente sectores de Agmer denunciaron públicamente que tres congresales de Concordia, “traicionando el mandato de las bases”, habían votado la aceptación de la oferta salarial.

Los congresales en cuestión, Alejandro Marcone, Patricia Benítez y Leandro Pozzi, salieron a defenderse y aseguraron que “no hubo mandato” de la seccional y que, por lo tanto, los congresales estaban liberados para votar lo que quisiesen.

Entonces la titular de Agmer Concordia, Cristina Cerato, aseguró que a los docentes congresales cuestionados les podría caber algún tipo de sanción por incumplir el mandato de las bases.

A algunas semanas de la polémica, todavía no se definió la posibilidad de aplicar posibles sanciones a los tres congresales concordienses. “Estamos realizando diversas actividades porque consideramos que lo prioritario es la gestión”, indicó Cerato al resaltar que el debate sobre eventuales penas no está en el centro del debate.

“No hay una decisión tomada, iremos viendo si hay interés por parte de los afiliados de avanzar hacia algún tipo de sanción y, en función de ello, definiremos”, sostuvo la dirigente.

De todos modos, destacó que “no siempre son necesarias las sanciones” y consideró que “a veces éstas no son formales, pero sí son sociales”.

“Me parece que hoy por hoy la sanción está dada por el conjunto de docentes que repudia lo que ha ocurrido en el congreso provincial en el que tres congresales de Concordia no respetaron el mandato de la asamblea resolutiva de la seccional”, enfatizó Cerato.

Insistió en que “es unánime la disconformidad” y recordó que “Concordia tiene una extensa historia gremial en la que los mandatos siempre fueron respetados por todos los congresales”.

“Hay una suerte de condena social hacia estos tres congresales y ésta tal vez sea la respuesta más clara y necesaria hacia la actitud que tomaron”, subrayó la titular de Agmer Concordia.

Consultada por la versión de los congresales en cuestión, que aseguran que están “liberados” para votar porque nunca hubo un “mandato”, respondió: “Tenemos los mandatos de las escuelas firmados por los delegados: 74 escuelas plantearon el rechazo de la propuesta y 22 la aceptación. No hay mucho que discutir”.

Comentá la nota