Los delegados gremiales de la línea 60 ratifican el paro porque "la empresa no ofrece garantías"

El cuerpo de delegados de la línea de colectivos 60 ratificó la continuidad del paro por tiempo indeterminado y explicó que rechazó una propuesta elaborada por el Ministerio de Trabajo y la Secretaría de Transporte porque "la empresa no ofrece garantías".

El representante de base, Néstor Marcolín, aseguró esta tarde en diálogo con Télam que "de ninguna manera la empresa ofrece garantías de cumplimiento de esa propuesta oficial".

"El paro por tiempo indeterminado continúa y, los trabajadores, aguardan que los directivos reaccionen y se avengan a liquidar de forma correcta las diferencias salariales, entre otros temas", expresó el delegado al ser consultado sobre los pasos a seguir.

Sin embargo, adelantó que los trabajadores "no tienen expectativas de reacción empresaria alguna porque, entre otras cosas, los directivos no reciben a los delegados".

El cuerpo de representantes, integrado por 14 delegados, y los trabajadores, rechazaron esta madrugada en asamblea realizada en la terminal porteña de Constitución una propuesta integral de ocho puntos elaborada por Trabajo y la Secretaría de Transporte de la Nación para resolver el grave conflicto con la compañía.

La huelga general ingresará esta medianoche en su quinto día consecutivo y, hasta ahora, no se vislumbran soluciones.

La viceministra de Trabajo, Noemí Rial, explicó anoche a Télam que "se hizo todo lo posible; se negoció durante extenuantes horas y se elaboró una muy buena propuesta, que fue rechazada".

La funcionaria adelantó que, en ese marco, "se cayó el acuerdo, lo que implica -entre otras cosas- que los trabajadores no percibirán los 600 pesos a cuenta que fueron ofrecidos".

Trabajo y Transporte ofrecieron anoche a los delegados "un acuerdo integral de resolución", que no firmaron con el argumento de "la necesidad de consultar a la asamblea" general.

La propuesta oficial contempló el pago de dos cuotas de 300 pesos a cuenta los días 24 y 28; el reconocimiento de los haberes caídos; el pago de las diferencias salariales; una auditoría conjunta de Trabajo y Transporte para detectar posibles erróneas liquidaciones; el reconocimiento patronal de la UTA y los delegados; reuniones periódicas para resolver los temas pendientes y el compromiso de mantener la paz social" en la compañía.

La propuesta fue elaborada por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, Rial y el subdirector nacional de Negociación Colectiva, Adrián Caneto, luego de intensas negociaciones.

Los delegados tampoco acataron la conciliación obligatoria, dispuesta la noche del martes último por 15 días hábiles.

Comentá la nota