Los delegados de la línea 60 amenazan con realizar un nuevo paro

El sindicalista de la línea 60, Daniel Farella, denunció que su nieta de 15 años fue golpeada y torturada esta madrugada por cinco hombres que irrumpieron en su casa, ubicada en Isidro Casanova

La nieta de 15 años del delegado de la línea 60 de colectivos Daniel Farella fue golpeada y torturada esta madrugada por cinco hombres que irrumpieron en la casa del sindicalista, en la localidad bonaerense de Isidro Casanova, advirtiendo que lo buscaban para matarlo.

Farella, en diálogo con la agencia DyN, responsabilizó a "la empresa" a cargo de la línea 60, Micro Omnibus Norte SA (MONSA), y recordó que el automóvil de su compañero Néstor Marcolín fue incendiado el mes último, según denunciaron los sindicalistas de base, quienes declararon poco después una huelga en repudio del hecho, en medio del extenso conflicto con la compañía.

"A mi nieta la ataron de pies y manos a la cama. Le pasaron un cuchillo por el cuerpo diciéndole que, cuando yo regresara, me iban a matar. Le mostraron una foto de mi libreta de trabajo y le dijeron que me tenía que dejar de joder con los reclamos laborales", detalló Farella y agregó: "Fue la empresa, no hay dudas".

Los delegados de la línea 60 de colectivos encabezarán este mediodía asambleas en las cabeceras de los recorridos para analizar la posibilidad de declarar una huelga en repudio al presunto atentado contra su compañero.

Comentá la nota