Es muy delicada la situación en Naranpol

Los dueños de la empresa dijeron que el ministro Rodríguez no estuvo a la altura de las circunstancias y compararon a Binner con De la Rúa. Se retiran de las negociaciones para concentrarse en la defensa de sus derechos ante la Justicia.
El presidente de Productora Alimentaria SA, Martín Galán, aseguró no estar sorprendido con la actuación del gremio en el conflicto porque el objetivo siempre fue convertir a la empresa en una cooperativa y fue muy duro con el ministro de Trabajo de la provincia, Carlos Rodríguez, de quien dijo “no estuvo a la altura de las circunstancias. Se ve a una persona acorralada e impotente para poder solucionar un conflicto y es más fácil echarle la culpa a Galán”.

“Apenas presentamos el concurso de acreedores, un proveedor de Mendoza vino preocupado por la deuda concursal y fue a la planta, habló con Farielli (delegado de la empresa) y éste le dijo que no se preocupara porque la empresa iba directo a cooperativa. El proveedor denunció esta situación ante un escribano. De ahí en más, su intención siempre fue convertir la empresa en una cooperativa porque alguien les hizo creer que puede funcionar. El problema no es si es cooperativa o no, el problema es que así no es viable el negocio”, explicó Galán.

“Tuvimos una reunión con la viceministra de Trabajo de la Nación, Noemí Rial, que nos puso a disposición todas las herramientas del Ministerio y designó a su jefe de Gabinete para que lleve adelante las audiencias. En 15 días, hubo una sola. Nosotros le presentamos una docena de propuestas que mejoraban lo que en su oportunidad habíamos acordado con el gremio porque sumaba aportes del gobierno nacional, como los Repro. Todas las propuestas fueron rechazadas. Es importante dejar claro que con el gremio habíamos llegado a un acuerdo en Santa Fe que misteriosamente al otro día fue rechazado, con la excusa de que las bases no lo habían aceptado. Es más, todas las audiencias la terminaron con la frase ‘pedimos el cumplimiento total del convenio colectivo’ de trabajo”, explicó.

“Nosotros siempre dijimos que no podíamos cumplir con el convenio colectivo de trabajo si se querían mantener todos los puestos de trabajo. O bajamos los sueldos o reducimos la planta de personal. Éstas eran las conclusiones del plan de negocio que fue elaborado por los especialistas y que presentamos cada vez que se nos pidió”, añadió.

“Nos dicen que somos un grupo empresario difícil para conversar, que estamos cegados. En forma personal participé en todas las reuniones y audiencias, donde llevamos propuestas. Ahora, si tenemos que armar un plan sin tocar gente ni salarios.... Reducimos todos los gastos que pudimos, como alquileres, publicidad; levantamos líneas de productos que no tenían volumen, como los jugos, que eran el corazón de nuestro negocio, pero no de nuestra facturación ni de la rentabilidad”, explicó.

Contra el gobierno

Martín Galán apuntó sus cañones hacia el ministro de Trabajo de la provincia, Carlos Rodríguez. “Dice que la viceministra, Nora Ramírez, esta abocada las 24 horas del día a este tema. Yo la conocí hace tres semanas. De las cuatro audiencias que se hicieron desde entonces, faltó a la penúltima que era la más importante porque exponíamos nuestro plan de negocios. El Ministerio de Producción no fue y la sindicatura llegó dos horas y media tarde, cuando estábamos cerrando el acto. El jueves, cuando lo expusimos, nos preguntó por qué planteábamos reducción de personal y le explicamos que proponíamos vender activos -como la planta de Reconquista, que está en el medio de la ciudad, no tiene funcionalidad productiva y el inmueble vale mucho- para poder ingresar ingresar dinero, que propusimos judicializarlo para que el juez y el síndico sean los que decidan su utilidad, para evitar sospechas de vaciamiento o cualquier otra. Lo mismo con la bodega en Mendoza que íbamos a vender con los empleados trabajando, sin despedir a una persona”.

Con respecto a los dichos del gobernador -sobre el pedido de dinero para poner en marcha la planta-, Martín Galán fue muy duro en su respuesta. “La frase de Binner del jueves es lo más parecido a De la Rúa. Hablar de 40 millones de dólares cuando nunca se mencionó esa cifra... Explicamos la necesidad de un crédito para poner en marcha la planta para afrontar la temporada, que no tenía que entrar todo junto. El problema es que nadie pone un peso si no tenés un plan de negocios viable. No conozco a nadie que vaya a poner plata en un negocio que pierde plata. Por eso, tenemos que mostrar un plan de negocios que muestre una mínima rentabilidad para acercar inversores. En este sentido, estamos abiertos a todos”, concluyó.

El futuro

Martín Galán dijo que “de aquí en adelante nosotros no nos podemos dar el lujo de ser pesimistas. Tenemos la responsabilidad de que en cada ámbito y cada oportunidad que tengamos para discutir la problemática de fondo, que es llevar la empresa y los trabajadores adelante, lo vamos a hacer. Obviamente ya no puedo asistir a ninguna audiencia porque el último jueves no me pudieron brindar la mas mínima seguridad. ¿El gremio se retira de las negociaciones? Bueno, qué vamos a hacer...”.

Comentá la nota