Denuncia ATE: no limpian canales ni compuertas

Nuevamente, y ante la falta de respuestas, tanto la dirigencia de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y empleados del Ente Provincial del Río Colorado (EPRC) reclamaron la intervención del organismo ante el "abandono" del sistema de riego y el "vaciamiento" de sus dependencias.
A comienzos de julio, ATE y empleados del Ente denunciaron que faltaban ingenieros, había equipos parados, no se cumplían los convenios con el INTA, había gerencias cerradas, nombramientos polémicos y talleres desmantelados.

Ahora se puso el acento en el sistema de riego. "La Intendencia de Riego está desactivada desde hace tiempo. No funciona, directamente. Ante la jubilación del técnico que estaba al frente el que quedó no tiene tarea ni vehículo asignado en el presupuesto", afirmó Ricardo Araujo, secretario general de ATE.

El gremialista indicó que "los tomeros (los encargados de controlar y mantener las tomas de agua) están librados a su suerte. Este invierno el abandono de los actuales directivos llevó a que no se hiciera la limpieza de los canales y las compuertas, y que éstas tampoco se pintaron, por lo que se están deteriorando".

Desde ATE y de los empleados del Ente se habla de "achicamiento", "desmantelamiento" y desinterés" de las autoridades por el organismo y su función de fomentar la frontera productiva en el sudoeste pampeano.

Las fuentes consultadas precisaron que la Intendencia de Riego no tiene profesionales, ya que los que están se jubilarán en poco tiempo y que se cerró la Gerencia de Producción, la de Colonización y la Intendencia de Riego, centrando éstas en una sola persona, el subgerente general, el ingeniero Víctor Porrino.

Casa de Piedra.

Tanto las actuales autoridades del EPRC, presidida por Jorge Docio, como del Ministerio de la Producción, a cargo de Abelardo Ferrán, han salido públicamente a responder por los fuertes cuestionamientos sobre el manejo que se hace del histórico organismo.

A comienzos de julio trascendió, entre otras irregularidades, que desde hacía meses no se estaría cumpliendo con la licitación de la obra de riego en Casa de Piedra. La construcción la había ganado la empresa Andreatta que entró en quebranto y parece que no puede hacerse cargo de poner bajo riego 1.000 hectáreas. Por eso estarían detenidos los trabajos. Las fuentes sindicales fueron más categóricas: afirmaron que mientras estaba en ese momento certificado el 70% de la obra, o sea que ya se habían entregado esos fondos, la ejecución de los trabajos apenas llegaba al 50 por ciento. Pero además la finalización de la obra estaba prevista para abril y en julio no había sido entregada, casi tres meses después.

Araujo afirmó que no se había cumplido con el pliego y se preguntó "¿por qué si lleva un atraso en la ejecución de casi el 50 por ciento no se rescindió el contrato? Además, se cumplió el plazo de ejecución y tampoco se recepciona la obra". El sindicalista enumeró otras: "Se debían entregar dos camionetas dentro de los sesenta días de iniciada la obra y no se habría hecho. Debían entregar una vivienda en Casa de Piedra y tampoco".

Comentá la nota