Denuncian 50 despidos en Pertrak

Denuncian 50 despidos en Pertrak
La autopartista cordobesa inició las cesantías en octubre de 2011. Ofrece 50% de indemnización a los trabajadores más antiguos.
La autopartista cordobesa Pertrak quedó ayer paralizada por el conflicto con sus trabajadores, que denuncian medio centenar de despidos desde octubre de 2011 hasta la actualidad.

La discusión entre los trabajadores y los directivos de la continuadora de Perkins Argentina, ahora controlada por la familia Manoukian, se profundizó ayer luego de una asamblea con abandono de trabajo.

Ambas partes mantuvieron ayer una serie de reuniones en el ámbito del Ministerio de Trabajo de la Provincia, que no dieron mayores resultados. Por esto, hoy a las 6.30 se realizará una nueva asamblea, que podría resolver la toma de la planta.

Rubén Castro, vocero del Sindicato de Trabajadores de Perkins Argentina, asegura que la situación de la firma “es delicada”.

Al respecto, dice que la empresa ofrece 50 por ciento de la indemnización a los trabajadores de mayor trayectoria que optan por el retiro voluntario, como parte de un plan de ajuste por la caída en los niveles de actividad de su planta.

Esta no es la primera crisis que enfrenta recientemente. Nacida hace casi 50 años, Perkins llegó a tener dos mil empleados, cuando fabricaba motores para la industria automotriz y la maquinaria agrícola.

Durante la crisis de 2001, afectada por la suspensión de la producción en Fiat Auto, Perkins entró en crisis, se presentó en concurso preventivo de acreedores y su planta se redujo a 43 operarios.

Luego de la reconversión y su cambio de nombre por Pertrak, se inició en la fabricación de autopartes y repuestos y a fines del año pasado dejó de fabricar los motores Perkins por su pérdida de competitividad.

Según Castro, ahora está dedicada a la mecanización de piezas para Fiat, Iveco, 
Volkswagen, Renault y Deutz, y sólo fabrica la tapa de cilindro. La antigua producción de árbol de levas, cigüeñales, block , bielas y bombas inyectoras fue reemplazada por su importación desde la India y China. Además, tres de sus cinco galpones están alquilados a otras empresas.

Pese a que La Voz del Interior intentó reflejar la versión de la empresa, sus directivos se excusaron de hacer cualquier declaración sobre el conflicto con los trabajadores.

Problemas en Renault. Por otro lado, Leonardo Almada, vocero del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), relativizó ayer versiones sobre posibles suspensiones en la planta de Renault Argentina en Santa Isabel a partir de junio.

El dirigente gremial advirtió que es una posibilidad que se plantearon los directivos de la terminal francesa por la caída en las ventas a Brasil (un mercado que acumula un stock de 400 mil vehículos), pero que todavía no se ha tomado ninguna decisión.

Comentá la nota