Denuncian persecución gremial en la Clínica Monte Grande

Una delegada fue despedida en enero para impedir la organización sindical. Ayer, los empelados cortaron la calle frente al centro de salud privado para que se abra una mesa de diálogo. Buscan reincorporar a la cesanteada y lograr mejores condiciones laborales.
Empleados no médicos de distintas áreas de la Clínica Monte Grande, en Esteban Echeverría, cortaron ayer la calle frente al centro de salud a raíz de la negativa de la empresa de reincorporar a una delegada que fue desvinculada en enero por estar al frente de un nuevo proceso de sindicalización. Aducen que desde hace un mes se aplican suspensiones a todos los promotores de la iniciativa.

La medida que comenzó a la 13.30 y concluyó dos horas más tarde permitió arribar a la promesa de apertura de una mesa de discusión antes del fin de semana, en la que se buscará reinstalar en su cargo a la cocinera Estela Márquez, integrante de la comisión organizadora del Sindicato de la Salud-CTA Monte Grande, una flamante agrupación gremial que fue conformada al calor de la central obrera para oponerse al gremio histórico de la Sanidad, la FATSA, incluido dentro del denominado grupo Los Gordos de la CGT.

Junto con Márquez, al menos una decena de trabajadores fue suspendida “en el lapso de un mes” aseguró la mujer en diálogo con LA TERCERA. Las faltas disciplinarias comenzaron en enero, luego de que se decidió la organización en el espacio recién creado.

Marcelo Romero es enfermero desde hace 16 años en la institución montegrandina y cuatro de los últimos 30 días no fue a trabajar porque fue suspendido. En charla con este medio, el hombre describió que en su empleo el personal es insuficiente, el convenio colectivo de trabajo no se cumple en un nivel aceptable y la ley laboral no se respeta.

Entra las falencias incluyó el incumplimiento del pago de un extra por desempeño en horario nocturno, descuentos compulsivos en ciertas fracciones horarias (“a menos que el empleado lo denuncie”, acotó) y la ausencia de negociaciones paritarias.

Ayer, ni el virtual titular de la empresa, Carlos Santoro, ni los demás accionistas se presentaron en el piquete, ya que la atención no se suspendió porque los trabajadores que participaron lo hicieron fuera de sus turnos respectivos. Aparte, el personal médico brindó la atención porque está enrolado en el gremio de profesionales de la salud bonaerense, la CICOP, que no se solidarizó con los auxiliares locales.

Quienes sí lo hicieron fueron sus pares estatales de Ezeiza y los hospitales Durán y Udaondo, así como el Centro Gallego y el Sanatorio Mitre de la Capital Federal. Por el distrito, se sumaron los maestros del ATE, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), el Sindicato de Trabajadores Municipales (STMEE) y el Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST).

Comentá la nota