Denuncian persecución laboral y judicializan el conflicto en la radio de la UNJu

Denuncian persecución laboral y judicializan el conflicto en la radio de la UNJu
El secretario general de ATE Jujuy, Fernando Acosta, denunció que el rector de la Universidad Nacional de Jujuy, Enrique Arnau, realiza una persecución laboral contra Elisa Stella, la delegada del gremio en Radio Universidad, conflicto que ya se encuentra en la justicia federal.
Acosta señaló que “la situación en Radio Universidad se encuentra, a partir de la organización y la lucha de los compañeros, considerada dentro de los marcos de una relación laboral entre un patrón y los trabajadores, que no eran reconocidos como tales y hoy los han podido conseguir, aunque no se les está pagando lo que corresponde, porque la Universidad está liquidando mal los salarios que se firmaron en los nuevos contratos y se los está perjudicando”.

Sostuvo el dirigente que “el dato de gravedad en esta relación, que marca la actitud del rector de la Universidad, es la de buscar perseguir a esta organización de los trabajadores: persiguen a la delegada buscando quebrar la organización de los trabajadores. De allí, los intentos de reducir los sueldos, de cambiar el horario de trabajo de la delegada, y una serie de medidas que implican una persecución directa con ese objetivo”. Ante este panorama, Acosta anticipó que “se continuará brindando apoyo y organización desde el sindicato para que se les pague lo que corresponde y, además, seguir peleando para que los sueldos de los compañeros sean dignos”.

Por su parte, el asesor legal del gremio, Miguel Fiad, detalló que “el conflicto se judicializó a partir de un cambio de horario impuesto por la radio a la delegada sindical en la misma. La directora anterior de la U (Laura Barberis) cambió de horario a la locutora para que cumpla sus tareas durante la tarde, lo que fue acompañado, luego de la regularización laboral por parte de la Universidad, de una baja salarial de cerca del 40%, alegando, en un absurdo jurídico, que el convenio colectivo de trabajo establecía un salario inferior al que venía cobrando la delegada. Los convenios colectivos establecen pisos salariales y no techos, sostuvo Fiad, y una medida tendiente a regularizar y mejorar la situación laboral no puede empeorar el salario que cobra un trabajador. Ante esta situación, la delegada debió conseguir otro trabajo, en otra emisora, en el horario de la mañana, y las autoridades de la Universidad, enteradas de esta situación, intimaron a la compañera a retomar su horario anterior de la mañana, por lo que se envió un telegrama laboral pidiendo razonabilidad en la cuestión ya que, de cumplir esta orden contradictoria de la radio, la trabajadora perdería su nuevo trabajo, sumando esto a su sueldo disminuido”.

Fiad señaló que “no hubo se pudo alcanzar un entendimiento ni con los abogados ni con el rector de la UNJu, a través de un intercambio epistolar mantenido, por lo que se vio en la obligación de judicializar el conflicto y presentar una acción sumarísima de restitución en las condiciones trabajadas basadas en el artículo 66 de la ley de contratos de trabajo y en el artículo 52 de la ley de asociaciones sindicales en la justicia federal. La justicia federal, comentó el asesor legal, hizo lugar a una medida cautelar, entendiendo que, prima facie, se acreditaron los extremos como para que la trabajadora continúe realizando sus tareas en el horario que determinó originalmente la Universidad, por la tarde, hasta tanto se resuelva la cuestión de fondo. Los argumentos esgrimidos fueron que se causa un perjuicio material con la modificación horaria y que, al tratarse de una delegada de la Asociación de Trabajadores del Estado, se encuentra bajo la tutela sindical, que determina que el empleador no puede modificar las condiciones laborales”.

En cuanto a la situación del resto de los trabajadores de la radio, Fiad sostuvo que “una vez regularizada su situación laboral, comenzaron a tener problemas los trabajadores, tales como las malas liquidaciones salariales, porque fueron contratados con una categoría según el convenio colectivo y se les está abonando otra inferior”. “Ahora, dijo el asesor legal, se puede iniciar este reclamo por diferencias salariales, y anticipó que se intimará la Universidad a que liquide correctamente las diferencias salariales, y si esas intimaciones no son aceptadas, se tendrá que, también, judicializar el conflicto, sin perjuicio de medidas de acción directa que el sindicato resuelva que se pueden llevar adelante”.

Comentá la nota