Más denuncias involucran al Sanatorio de Barrionuevo

Trabajadores del sector privado de Sanidad de Mar del Plata anunciaron que profundizarán las medidas de fuerza ante el despido “discriminatorio” de más de diez empleados del Sanatorio Central EMHSA durante los últimos tres meses.
Además, advirtieron que las autoridades de la clínica -perteneciente al gremio de Hoteleros y Gastronómicos, que encabeza Luis Barrionuevo- continúan sin dar respuesta a los reclamos por las malas condiciones laborales y sanitarias en que se encuentra el nosocomio ubicado en avenida Juan B. Justo y Fleming. A través de un comunicado de prensa, el Sindicato de Trabajadores Privados de Sanidad de Mar del Plata volvió a denunciar que en el Sanatorio Central EMHSA se “violan los derechos de sus trabajadores y pacientes” ya que se “despide discriminatoriamente a sus trabajadores, hay trabajo en negro, no se cumple la ley de higiene y seguridad y hay riesgo de infecciones intrahospitalarias”. A su vez, aseguraron que “no hay personal suficiente para atender dignamente a los pacientes”, así como tampoco “insumos mínimos y necesarios (gasas, guantes jeringas etcétera”, por lo que “se reutiliza el material descartable poniendo en riego la salud de los pacientes y se cobra como nuevo”. En tanto, advirtieron que “los pacientes pasan frío por falta de frazadas, spabanas y por los colchones húmedos por orín”, y que se “dan altas apresuradas para ocupar la cama con otro paciente”. En ese sentido, consideraron que “es lamentable y paradójico que el dueño de este sanatorio, Luis Barrionuevo -titular del Sindicato de Gastronómicos-, viole los derechos de sus trabajadores y pacientes, la mayoría trabajadores de la ciudad que concurren en busca de alivio a sus dolencias a este lugar”. Además, desde el sector señalaron que “los hechos ponen en evidencia que sindicalistas devenidos en empresarios, que se jactan defender a los trabajadores, no tienen escrúpulos en pisotear los derechos de sus propios empleados y personas enfermas para engrosar sus cuentas bancarias”. “Cuando la salud es un negocio, todo se hace con un fin de lucro”, definieron. Y enfatizaron: “Aquí no se predica con el ejemplo, sino todo lo contrario: se aplican las peores acciones patronales en perjuicio de los trabajadores violando el derecho vigente”. “Por ello y ante la falta de respuesta a los legítimos reclamos efectuados, y en defensa de las fuentes de trabajo y derecho de los pacientes a recibir una atención digna, continuaremos con nuestro compromiso exigiendo una pronta y positiva respuesta”, anunciaron. Por último, también anticiparon que se presentarán “las denuncias pertinentes ante los Ministerios de Trabajo y de Salud; ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la CGT”, con el objetivo de que “intervengan y no sean cómplices de este obrar abusivo y violatorio de los más elementales derechos constitucionales”. “LOS TRABAJADORES TIENEN UNA SENSACIÓN DE DESPROTECCIÓN ABSOLUTA” Por su parte, la secretaria general del Sindicato, Patricia Gutiérrez, afirmó este lunes que son alrededor de 400 empleados (entre camilleros, enfermeros, auxiliares y personal de limpieza y de mantenimiento, etcétera) los que se encuentran en “estado de alerta” como consecuencia del “despido discriminatorio de tres compañeros” del EMHSA. En declaraciones a 0223.com.ar, explicó que “la situación en el sanatorio es bastante complicada porque han echado con motivos irreales a más de diez personas entre las que hay dos o tres enfermas; algo absolutamente inmoral”. “Esto genera que entre la gente haya miedo y una sensación de desprotección absoluta porque están demostrando que tienen el poder absoluto”, señaló. Inclusive, mencionó que una de las personas despedidas es la actual secretaria gremial del Sindicato, Juana Fraga, que fue echada “tras empezar a marcar cuáles eran las falencias que tenían lugar en ese hospital”. Finalmente, Gutiérrez, quien aclaró que cuentan con el respaldo de la CTA, anunció que en los próximos días profundizarán un plan de lucha ante la falta de respuestas de las autoridades de la clínica a los pedidos realizados por los trabajadores. “Nuestra idea nunca fue paralizar el hospital ni nada parecido, solamente buscamos que se tomen medidas para que la gente sea atendida dignamente y, a la vez, los profesionales puedan estar en condiciones adecuadas”, concluyo.-

Comentá la nota