“Si desaparecen las facturas de papel, los trabajadores también”

“Si desaparecen las facturas de papel, los trabajadores también”
Alberto Cejas, secretario general de Foecyt Santa Fe, advirtió acerca de las numerosas adhesiones a comprobantes electrónicos; que ya generaron una caída del 20 por ciento en la correspondencia.
Este martes, a las 9.30, se realizará en la ciudad de Santa Fe el lanzamiento de la campaña nacional del Sindicato de Trabajadores de Correos y Telecomunicaciones de Santa Fe Decile NO a la Factura Electrónica. La negativa se basa, en primer lugar, en la cantidad de puestos de trabajo registrado y de alta calidad que se ponen en riesgo al reemplazar el comprobante en papel por su equivalente cibernético.

En diálogo con Diario UNO, Alberto Cejas, secretario general de la Federación de Obreros y Empleados de Correos y Telecomunicaciones (Foecyt) Santa Fe, destacó que “la iniciativa surge en la búsqueda de concientizar a la opinión pública en relación a este sistema que están impulsando las empresas prestadoras de diversos servicios”.

“Aquí se genera un perjuicio fundamentalmente a nuestra fuente de trabajo, teniendo en cuenta que en las empresas de correo la distribución de facturación constituye el 70 por ciento de la correspondencia. Y estamos hablando de distintas tareas, no sólo de la distribución, sino también de trabajadores que las recepcionan y clasifican, por ejemplo. Es por eso que si las facturas de papel desaparecen, los trabajadores también”, agregó.

Cejas relativizó los fundamentos de las empresas que ofrecen la factura electrónica como un camino para proteger el medio ambiente, al expresar que “en realidad, no se favorece a la ecología, es una mentira; porque para cualquier gestión es necesario imprimir el comprobante en papel; y no se hace en papel ecológico, ni con tinta ecológica”.

El dirigente acotó luego el motivo por el cual considera que las empresas promueven la eliminación de la factura de papel: “Lo hacen para ahorrarse el costo de distribución, de envío; y que ese costo en todo caso pase a pagarlo el usuario cuando imprima”.

Si bien la campaña nacional contra la factura electrónica nace en la Foecyt Santa Fe, Cejas aseguró que será de alcance nacional. “Cada usuario que se adhiere a la factura electrónica directamente pone en riesgo la fuente de trabajo de otro ciudadano, y eso ocurre en todo el país”, manifestó, para luego agregar: “Será una campaña muy fuerte, que se extenderá a nivel nacional a través de la federación; en la cual mediante distintos medios vamos a difundir spots publicitarios entre otras actividades”.

En cuanto a las primeras consecuencias evidentes de la implementación del sistema vía mail, el secretario general de la Foecyt dio a conocer las primeras cifras que se manejan en el territorio nacional: “Las estimaciones con las cuales contamos a nivel país señalan que se redujo casi un 20 por ciento la correspondencia compuesta por la facturación”.

“La mayoría de las empresas que insisten en el envío a través de correo electrónico son las de telefonía, las de energía (en otras provincias, tales como Buenos Aires), algunos bancos, y otras de distintos rubros. Son los que promueven el sistema con promesas de premios, sorteos u otros beneficios para los usuarios que se adhieran”, acusó Cejas.

Perjuicios

En la provincia de Santa Fe hay alrededor de 1.800 empleados de forma directa en los correos. Si se suman transportistas y otros trabajadores eventuales, son entre 2.500 y 2.700.

“Nuestra idea es proteger esas fuentes de trabajo a través de una concientización mediante diversas actividades. Vamos a hacer una campaña puerta por puerta, para explicarle a la gente el engaño que implica la propuesta de la factura electrónica y el perjuicio que nos ocasiona a los trabajadores”, indicó el secretario general de Foecyt.

Por último, Cejas destacó que el sistema de comprobantes a través de mails perjudica también a otros sectores, que apoyarán la campaña nacional que se lanzará en Santa Fe este martes; entre ellos, los fabricantes de sobres, que ya notan los primeros efectos adversos en su rubro.

A través de un comunicado, la Foecyt insistió: “Detrás de estos trabajadores hay familias y un entramado de inclusión social que justifica ampliamente la defensa y protección del sector postal como uno de los pocos sectores capaces de construir y sostener semejante capacidad de empleo”.

El sistema

El régimen de factura electrónica consiste en la emisión y almacenamiento electrónico de comprobantes originales de tipo factura, nota de crédito y nota de débito. Para la emisión de los mismos en la Argentina se solicita por internet la autorización de la Afip. Esta modalidad sustituye la emisión en papel.

El emisor envía el comprobante al receptor a través de medios electrónicos aunque, si bien se dedican muchos esfuerzos para unificar los formatos de factura electrónica, en la actualidad está sometida a distintas normativas y tiene diferentes requisitos legales exigidos por las autoridades tributarias de cada país, de forma que no siempre es posible el uso, sobre todo en las relaciones con empresas extranjeras que tienen normativas distintas a la del propio país.

Los requisitos legales respecto al contenido mercantil de las facturas electrónicas son las mismas que regulan las tradicionales facturas en papel. Los requisitos legales en relación con la forma imponen determinado tratamiento en aras de garantizar la integridad y la autenticidad y ciertos formatos que faciliten la interoperabilidad.

Los sectores incorporados en el régimen son medicina prepaga, televisión por cable, servicios de internet, telefonía celular, servicios de limpieza, empresas de seguridad, transportadoras de caudales, servicios de telepeaje, de informática, publicidad, servicios profesionales superiores a los 600 mil pesos, seguros de caución, proveedores del Estado, entre otros.

Comentá la nota