CFK descartó ante la CGT oficial un acuerdo de precios y salarios

CFK descartó ante la CGT oficial un acuerdo de precios y salarios

Fue luego de que Guillermo Moreno intentara imponerlo. El Gobierno pide a los gremios que cierren aumentos de hasta 20%, pero ningún sindicato acataría.

Por Emilia Delfino

“No estoy convencida de un acuerdo de precios y salarios.” Fue la frase que tranquilizó el fin de año de la CGT oficial. La presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo dijo a Antonio Caló y a la mesa chica de la central obrera el 17 de diciembre en el despacho del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina.

La CGT oficial interpretó así que la mandataria descarta promover un pacto con sindicatos y empresarios para que los salarios se negocien en 2013 de acuerdo a un costo de vida ideado por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. El funcionario había reunido una semana antes a ambos sectores para intentar imponer que los salarios se negocien de acuerdo al nivel de productividad, en lugar de negociarlos de acuerdo al índice de inflación anual.

¿Qué implicaba un acuerdo de precios y salarios? “Es imposible, impracticable”, dijo a este diario uno de los sindicalistas con mejor relación con el Ejecutivo. “Moreno nos pidió que armemos una canasta básica y que él garantizaba que los precios de esos productos no iban a subir más del 10 por ciento anual. Por suerte, Cristina lo desestimó”, agregó el dirigente consultado. La bronca de los gremios contra Moreno viene en escalada desde el “pacto social” que intentó impulsar el 10 de diciembre y que terminó en la nada. Al menos, hasta que logre convencer a Cristina de que es posible.

Paritarias. “Desde distintos sectores del Gobierno insisten con un tope del 20 por ciento de aumento, pero no hay quórum entre los gremios”, confirmaron a PERFIL desde el sector de los “independientes”.

“¿Quién va a firmar por el 20 por ciento?”, se preguntó el petrolero Alberto Roberti en diálogo con PERFIL. “Si cerramos en 20 por ciento en marzo, en julio volvemos a negociar”, dijo uno de los “gordos” a este diario. El líder de los petroleros agregó: “Tenemos que cerrar salarios de acuerdo al costo de vida, a la inflación anual, si eso implica firmar dos acuerdos del 15 por ciento cada uno en el año, lo haremos”.

A principios de 2012, los gremios también barajaron la posibilidad de negociar dos veces en el año, pero en la práctica se dio en casos puntuales. Casi todos saltaron la barrera pedida por el Gobierno.

Que no haya un acuerdo de salarios y precios implica que la negociación por productividad, que intentaba impulsar Moreno, está desterrada, y que cada gremio negociará por actividad, como vienen haciéndolo. Mientras que Hugo Moyano, entonces cabeza del movimiento obrero, funcionaba con el techo de aumento salarial –uno que no siempre era respetado–, Caló dijo que no le impondrá cifras a nadie.

Comentá la nota