Desde ATE no descartan medidas de fuerza para el lunes 25

Desde ATE no descartan medidas de fuerza para el lunes 25
Los estatales están a la espera de una convocatoria del Gobierno para discutir salarios tal como solicitaron en enero. Córdoba aseguró que si no hay respuesta no se descarta un paro para el 25, día en que comienzan las clases. Cuestionó el ofrecimiento hecho a los docentes y lo calificó como una actitud provocadora y agresiva.
A los reclamos de los docentes que hacen peligrar el inicio de clases el lunes 25 de febrero se suma el de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) que está pidiendo una reunión para sentarse a dialogar con el Gobierno desde el mes pasado pero aún no ha tenido respuesta.

En este sentido el secretario General de ATE seccional Río Grande Marcelo Córdoba explicó que en realidad “el panorama en el ámbito provincial nunca fue fácil en virtud de que nunca se pudo discutir democráticamente con este Gobierno ya que en los cinco años de gestión que lleva siempre ha actuado en forma agresiva, imperativa; como muestra está que no han querido discutir y que a la fecha no se quieren sentar a dialogar”.

En este marco el dirigente estatal aclaró que “nosotros vamos a insistir que se debe discutir una recomposición salarial para los trabajadores, y esto no es un capricho sino que hay una situación en el bolsillo de los trabajadores ya no aguanta más”.

Córdoba explicó que desde el gremio se notificó al Gobierno en enero de que “ya era momento de sentarse a discutir para llegar al comienzo de clases con algo definido. El Gobierno entendió que no es así y no nos ha convocado. Por lo que queda claro que si no hay una respuesta al reclamo de recomposición salarial y mejoras laborales estaremos a la puerta de una medida de fuerza para el lunes 25. Esto es inminente”.

En este sentido el dirigente estatal remarcó que “quiero decirle a la sociedad que si no hay clases no es culpa de SUTEF, de ATE, de los maestros, de los POMyS, porque si nosotros le planteamos en enero al Gobierno que era momento de sentarse a dirimir diferencias, para llegar al inicio de clases sin inconvenientes, entonces no es un problema de los trabajadores sino una política del caos que plantea el Ejecutivo”.

Al ser consultado sobre el reclamo concreto que hacen los estatales en cuanto al salario, el Secretario General de ATE explicó que “nosotros le planteamos al Gobierno que la escala salarial de más de 5mil trabajadores estatales no supera los 4800 pesos cuando el proceso inflacionario es de entre un 28 y un 30 por ciento, por lo que no se condice obviamente con los costos de vida, sobre todo en la provincia donde están los costos más altos del país, por su ubicación geográfica, donde nos cuesta todo. El proceso inflacionario ha destruido el poder adquisitivo del salario del trabajador y con esto se destruye la calidad de vida de la familia, de los hijos, se pierde la posibilidad de tener una vida digna. Y ese criterio no sólo no se ha respetado sino que no estamos ni cerca”.

Provocadora y agresiva

Como el Ejecutivo provincial ha tomado como modalidad ofrecer una cifra tanto a docentes como al resto de los estatales, sin importar las negociaciones que se llevan adelante, Córdoba fue consultado sobre el ofrecimiento que se hizo a los docentes en la última reunión paritaria. “La decisión del Gobierno de ofrecerle a los docentes un ocho por ciento de aumento creo que es una actitud provocadora, agresiva, imperativa, como se ha caracterizado políticamente este gobierno. Pero quiero aclarar que esto no es cuestión sólo del Gobierno sino también de los legisladores, porque son los que votaron este presupuesto y son los que no hace objeción a estas cuestiones. Los partidos políticos que tienen representación en la Legislatura también piensan esto de los estatales, porque si no llamarían a sus legisladores y les plantearían que un ocho por ciento es una política de hambre. Esos legisladores que bajan a sus sedes partidarias a palmearles el lomo a los militantes que son estatales, también les están mintiendo; el Poder Legislativo no se debe lavar las manos en esta situación. Cuando la legisladora Rojo cuestionó las 60 mil horas cátedras, los demás legisladores también podrían haber hecho una observación de cuánto se destina a la masa salarial. Hay una crisis política profunda, pero evidentemente el Gobierno tiene un respaldo del Poder Legislativo y quizás del Judicial”.

El dirigente gremial se refirió a la falta de convenio colectivo para los estatales y recordó que “esta gobernadora, junto a muchos de lo que hoy la rodean, levantaban esas banderas y le hacían piquete a Estabillo, a Manfredotti, a Colazo, hablando de las convenciones colectivas de trabajo, salario digno para todos, igual salario a igual tarea, pero además fueron sus banderas de campañas, y hoy no podemos dialogar, no podemos hablar de paritarias porque el Ministerio de Trabajo es juez y parte, y así no se puede, no es serio. Si hubiéramos tenido un Ministerio como corresponde hoy las paritarias hubieran avanzado pero el Gobierno prefiere aplicar la ley 22140 de la Administración Pública que tiene un 95 por ciento de discrecionalidad para el Ejecutivo; una ley que venimos denunciando como nefasta, hecha por Videla y esta Gobernadora le hace honor aplicándola y echando compañeros como los del IPV cuando los trabajadores no tenían llamado de atención, ni sumario ni nada, pero esta ley les permite eso y por eso no quieren discutir un convenio colectivo de trabajo”.

Comentá la nota