Desde la CGT oficialista dicen que no son "obsecuentes de nadie" y que sus reclamos son los mismos que Moyano

El titular del gremio de los Textiles, Jorge Lobais, aseguró que los sindicatos alineados con Antonio Caló tienen "la misma agenda de reclamos" que Hugo Moyano y que no son "obsecuentes", aunque se pronunció a favor de "retomar el diálogo con el Gobierno en forma urgente".

"Hay que retomar con el Gobierno el diálogo en forma urgente porque la agenda de reclamos es común a todos, pero hay que sentarse y discutirla. Después veremos los resultados y qué actitud tomamos", explicó Lobais.

El sindicalista agregó: "No somos obsecuentes de nadie", al rechazar acusaciones de Moyano contra los gremios que impulsan al metalúrgico Antonio Caló como titular de la CGT.

"Una cosa es ser consecuente con un programa de gobierno y otra cosa es ser obsecuente. No somos obsecuentes de nadie", advirtió Lobais.

En declaraciones a radio La Red, el gremialista sostuvo que "no hay ninguna duda" que el postulante a encabezar la CGT por parte del "antimoyanismo" es el titular de la UOM, Caló.

Y también aseguró que no existen "dudas" de que esos sindicatos "son" la CGT, al rechazar la validez de las elecciones realizadas por Moyano.

Además, consideró que estuvieron "completamente fuera de lugar" las expresiones de Moyano en las que comparó al gobierno con la última dictadura militar.

"Eso no tiene razón de ser, si dijo eso ya estamos en estupideces", enfatizó.

Ayer, el metalúrgico Caló fue ratificado como "único candidato" a secretario general de la CGT antimoyanista que se creará en octubre, luego de las idas y vueltas sobre su postulación y de las tensiones desatadas en el seno de ese sector sindical dialoguista con el Gobierno.

Los dirigentes de ese sector de la CGT más cercana a la Casa Rosada lograron reunir a los 18 miembros del Consejo Directivo necesarios para alcanzar el quórum, y definieron una nueva fecha para el Comité Confederal, que pasará a hacerse el 5 de septiembre.

En tanto quedó firme la fecha del 3 de octubre para realizar el congreso normalizador en el estadio Obras Sanitarias, donde se proclamará, como todo indica, a Caló como secretario general.

De esta manera, el antimoyanismo logró aplacar las tensiones surgidas en torno a la candidatura de Caló, que incluyeron una desconcertante ausencia del metalúrgico en una recepción que había hecho la presidente Cristina de Kirchner a ese sector de la CGT, episodio que había multiplicado las versiones sobre una posible caída de la postulación del titular de la UOM.

Comentá la nota