Desmienten vaciamiento de Aceros Zapla y aseguran que se mantendrán niveles de producción y empleo

Directivos de Aceros Zapla desmintieron el vacimiento de la planta siderúrgica radicada en Palpalá y tras asegurar que las inversiones en la fábrica ascienden a 50 millones de dólares desde la llegada del empresario Sergio Taselli, explicaron que la falta de energía es la barrera que obliga a operar con solamente el 50 por ciento de la capacidad instalada, mientras se espera de EJESA la autorización para una nueva línea.

Se anunció que está en marcha la construcción de un des-gasificador al vacío para la acería con una inversión de 2.500.000 de dólares y se proyecta un tren de laminación de bolas para molino con destino a la minería. El mercado -revelaron- sufre una retracción del orden del 37 por ciento pero la continuidad productiva y las fuentes de trabajo no están en peligro.

En un contacto con la prensa, que incluyó una recorrida por el complejo siderúrgico para observar el funcionamiento de cada uno de los sectores, el gerente de planta de Aceros Zapla, Eduardo Dudziak, desmintió denuncias gremiales y versiones periodísticas según las cuales existe un vaciamiento de la empresa o está previsto su cierre. “Continuaremos trabajando; una industria no puede parar, siempre tiene que pensar en el futuro y nuestro principal objetivo es trabajar”, aseguró.

El gerente destacó que las inversiones realizadas en la fábrica durante la era Taselli es del orden de 50 millones de dólares que se aplicaron en la instalación de una máquina de colada continua, un tercer horno eléctrico, replanteo de la planta de laminación y obras auxiliares. Actualmente -precisó- está en plena ejecución un nuevo des-gasificador al vacío para la acería, estando prevista la finalización de la obra dentro de un año y medio. También remarcó que la compañía tiene implementado un Sistema de Gestión de Calidad que responde a los requisitos establecidos por la Norma Internacional ISO 9001:2008.

Al mismo tiempo, indicó que se trabaja en el desarrollo de un tren de laminación de bolas para molino con destino a la minería, en vista al crecimiento de esta actividad en Jujuy y en el resto del país. “Como es un producto netamente importado queremos participar en ese mercado para sustituirlo”, señaló Dudziak a los periodistas.

Expresó que la principal producción de Aceros Zapla es palanquilla para laminar y de la que se obtienen planchuelas y otros aceros laminados que son utilizados por la industria automotriz en la fabricación de elásticos, cajas de cambio, amortiguadores y otras piezas para automóviles y para los acoplados de camiones. Además, se fabrica perfilería para la construcción y ejes para la fábrica de vagones en Córdoba y para la industria del petróleo. La fabricación de rieles, como anunciaron funcionarios del Gobierno provincial hace algunos años, no es posible porque la planta no tiene capacidad, aclaró ante una consulta.

Respecto de la actual situación del mercado siderúrgico, refirió que se observa una contracción importante, que podría situarse en el orden del 37 por ciento. “Siempre en estas épocas -afirmó- uno tiene que tratar de mantener lo que tiene, ir recuperando de a poco lo que se ha perdido, estas son épocas donde uno también ha perdido competitividad por los valores de cambio del dólar que nos ha dejado en algunos productos fuera de competencia. Nosotros utilizamos mucho material importado en lo que es refractarios y son consumos importantes que hacen que nuestros costos crezcan. En estas épocas donde el mercado está contraído, fundamentalmente el de la metalmecánica y de la industria automotriz, nosotros tenemos las bases como para poder mantenernos y mantener la masa de personal que tenemos, y ese es nuestro principal objetivo”.

Consultado sobre si la política de sustitución de importaciones del Gobierno nacional favoreció a Aceros Zapla, dijo que hubieron beneficios que después se fueron perdiendo: “el Gobierno mismo fue dando permisos para importar a las terminales automotrices y entones se fue perdiendo eso y el conflicto sindical a eso lo potenció enormemente porque todas las empresas automotrices, producto de que nosotros no podíamos entregarles ni en tiempo ni en forma, tuvieron que salir a comprar aceros en el exterior”.

Durante el contacto con la prensa, se explicaron las asimetrías que por la lejanía de Palpalá respecto de los mercados influyen en forma negativa sobre los costos de producción debido a los fletes para traer chatarra hasta Jujuy y luego colocar los aceros en los lugares de comercialización, que están situados desde Córdoba hacia el sur. Dudziak, ante una pregunta, reveló que existen gestiones con el ferrocarril Belgrano Cargas pero aclaró que “se nos complica con los proveedores de chatarra que no quieren acercar la chatarra a las terminales de cargas. Y además, los costos tienen que ser menores a los del camión. Son cosas que se están analizando y viendo la posibilidad de encarar pero no es simple y además el ferrocarril tiene que estar y tener las condiciones para cargar y descargar”, definió.

Por otro lado, explicó que la falta de energía impone a Aceros Zapla un techo a su potencial productivo y un límite a las inversiones y al empleo. “Estamos trabajando al 50 por ciento de la capacidad instalada, empezamos produciendo 60 mil toneladas anuales de acero y en tanto y en cuanto no dispongamos de mayor energía, no podríamos acercarnos a la capacidad instalada que tenemos”, precisó.

Recordó ante una consulta de El Libertario, que la compañía solicita a EJESA desde el año 2005 la autorización para tender una línea desde la subestación de Palpalá, emprendimiento para el que se realizó el correspondiente estudio de impacto ambiental. La obra aún no se pudo ejecutar por lo cual la acería no ha podido acceder a los 10 MVA más que necesita para hacer operar en forma simultánea los sectores de laminación y acería. La escasez de energía eléctrica -indicó- se vino paleando con gas natural, servicio que también tiene restricciones y no alcanza.

En otro orden, el gerente informó que la reciente huelga de 32 días provocó la pérdida de clientes en las automotrices y daños en la planta de oxígeno -parada en el marco de la protesta gremial- que ascienden a cien millones de pesos.

Explicó que muchos de esos clientes no se podrán recuperar o llevará al menos un año y medio lograrlo y aseguró que algunos demandaron a la empresa por incumplimientos a los contratos. Dudziak estimó como más posible la recuperación de las ventas en el mercado de hierro de construcción y el de la industria metalmecánica que corre por fuera del sector automotriz.

En cuanto a las condiciones de insalubridad denunciadas por el sindicato, respondió que “esta situación está auditada por la Secretaría (de Trabajo) y nosotros estamos cumpliendo con todas las observaciones que nos hacen; yo digo que no hay ningún problema pero siempre en toda industria hay problemas, pero uno tiene que tratar de resolver con un comité de seguridad y que trabajen todos juntos, desde la empresa y el sindicato en resolver esos problemas”.

La cantidad de personal de Aceros Zapla es de 570 trabajadores, de los cuales 520 están en Jujuy, señaló el gerente, para advertir que frente a situaciones como la actual, con retracción del mercado, “nosotros siempre dijimos que a la masa laboral la tenemos que tratar de preservar bajo cualquier circunstancia; esta no es una época de crisis pero ya uno tiene que tomar sus reservas porque no es lo que ocurría hace un año o dos atrás. La situación ha cambiado y también los factores de competencia”, describió.

Coment� la nota