Desocupados de Caleta protestan por supuestas preferencias laborales

Poco antes del mediodía de ayer, casi al mismo tiempo en que operarios y operarias de cooperativas de limpieza de calles y forestación culminaban su protesta por la demora en el pago de salarios frente al edificio central de la comuna, en el mismo sitio irrumpió un grupo de desocupados con otras exigencias.
La protesta de desocupados que reemplazó a la realizada por trabajadores de cooperativas hizo que se incrementara la custodia policial frente al edificio municipal.

El reclamo de los cooperativistas fue subsanado por la comuna que se hizo cargo de adelantar los haberes, a la espera de recuperar fondos de provincia, pero los manifestantes ni siquiera se tomaron el trabajo de despejar la calle 25 de Mayo de viejos neumáticos que ellos mismos habían traído.

Por su parte, los desocupados no se quejaron del pago de subsidios mensuales de 1.840 pesos que obtuvieron por gestión del ministro de Gobierno e intendente electo, José Córdoba, beneficio que tienen asegurado al menos hasta diciembre.

El grupo de unos 200 hombres y mujeres, en su mayoría jóvenes, llegó al edificio municipal marchando varias cuadras desde la Plaza 20 de Noviembre para exigir que el intendente Fernando Cotillo u otro funcionario de su gabinete les diera explicaciones por la incorporación de casi 300 personas por “favores políticos” devenidos de las elecciones del 23 de octubre, según los dichos de los manifestantes.

Aseguraron que muchos de los ingresantes eran sus “compañeros” de agrupaciones y por ello reclamaban que hubiera igualdad de preferencias para todos.

De hecho, ningún funcionario los atendió y debido a que el edificio municipal estaba custodiado por la policía, optaron por retirarse para luego acordar la realización de una asamblea en horas de la tarde.

NIEGAN INGRESOS

Más tarde, voceros allegados al intendente Cotillo aseguraron que luego de las elecciones de octubre, ninguna persona fue incorporada a la comuna y solo hasta fines de ese mes se registraron altas aisladas, tratándose de algunos profesionales de los cuales se requerían sus servicios en áreas específicas.

Es más, consideraron que la protesta de los desocupados responde a cuestiones políticas propiciadas desde el sector de José Córdoba, citando que prueba de ello es que una de las activistas era una mujer de apellido Orellana, quien encabezara una lista de concejales que apoyó la candidatura del ahora intendente electo.

Además, indicaron que desde que Córdoba se hizo cargo del ministerio de Gobierno, coincidentemente esta comuna vio reducir los aportes provinciales, todo lo cual genera suspicaces “pases de factura” entre dos sectores del Frente para la Victoria Santacruceña.

Comentá la nota