Desocupados de la construcción causan destrozos en sede gremial

Desocupados de la construcción causan destrozos en sede gremial
Sólo uno de los ocho heridos en la batalla campal que protagonizaron el miércoles dos grupos de afiliados a la UOCRA en el paraje Río Bote, permanecía ayer internado en el Hospital Distrital de El Calafate.
Además, esos incidentes activaron otra protesta: numerosos deso-cupados de la construcción se revelaron ante el sindicato provocando destrozos en la sede gremial de esa ciudad.

Un grupo de desocupados de la construcción de El Calafate provocó destrozos en la sede gremial.

Caleta Olivia (agencia)

Cabe recordar que los disturbios en Río Bote se produjeron cuando trabajadores de la empresa Eclesur SA, que construye un tramo del Interconectado Nacional, fueron atacados con palos y piedras por otro grupo del mismo sindicato que llegó desde Río Gallegos. Los primeros reclamaban por asignaciones mal liquidadas y no avalaban a un delegado que se les había impuesto desde la conducción sindical basada en la capital santacruceña.

El delegado cuestionado es Enrique “Quique” Nievas porque “no defiende nuestros intereses” y “actúa más como de la patronal que del lado de los empleados”, señalaron los obreros de la empresa que instala el tendido eléctrico de extra alta tensión.

Los trabajadores agredidos, con palos, piedras y otros objetos contundentes, no dudaron en señalarlo a él y a dos colaboradores como los responsables de la golpiza perpetrada por lo que calificaron como “una fuerza de choque proveniente de Río Gallegos”.

De los ocho hospitalizados permanecía internado, hasta el cierre de esta edición, Adrián Soria, de 42 años de edad, quien presentaba traumatismo de cráneo y facial, producto de reiterados golpes.

El resto de los obreros que fue atendido en el Hospital Distrital son Celestino Vázquez de 59 años, traumatismo leve en miembro inferior izquierdo; Oscar Vera Nendi de 27 años, traumatismo leve de cráneo, traumatismo facial y edema de ojo izquierdo; Osvaldo Pérez de 41 años, traumatismo leve de cráneo; Miguel Astudillo Palacios de 47 años traumatismo costal derecho; Orlando Flores, traumatismo de rodilla; Reinaldo Torrico de 33 años, traumatismo nasal; y Pablo Holz de 35 años, traumatismo de cráneo leve y trauma abdominal.

Por otra parte, se detectaron gran cantidad de daños materiales en las ambulancias que acudieron al lugar y en el obrador de la empresa, ya que los trabajadores de Eclesur, en un intento por huir de la feroz golpiza que les estaban propinando, se refugiaron en el comedor donde continuaban atacándolos por medio de piedras.

Asimismo, pudo saberse que luego de realizar los peritajes la policía no encontró señales de que se hayan utilizado armas de fuego, aunque los trabajadores en sus testimonios aseguran lo contrario.

DESTROZOS EN SEDE GREMIAL

Los hechos de violencia ocurridos el miércoles por la mañana en Río Bote se trasladaron por la tarde de esa misma jornada hasta la zona urbana de El Calafate con otros protagonistas.

Esta vez, numerosos obreros desocupados de la construcción se concentraron frente a la sede de la UOCRA ubicada en la calle Formenti 296 para realizar una protesta con quema de cubiertas.

Los manifestantes repudiaron al máximo representante del gremio en esa localidad, José Vidal, argumentado que “reparte puestos de trabajo a su antojo, sin respetar a la gente que está inscripta desde hace tiempo”.

Los ánimos se fueron caldeando hasta que varios de ellos arrancaron el cartel que identifica a la sede gremial y lo incendiaron.

Comentá la nota