Despidos en supermercados por el cierre de los domingos

Despidos en supermercados por el cierre de los domingos

Coto suspendió a 151 empleados en Rosario por una ley que está a punto de aprobarse y prohibirá el trabajo dominical

La empresa Coto decidió ayer suspender a 151 trabajadores de los supermercados que tiene en la provincia de Santa Fe -cinco en Rosario y dos en la capital provincial-, una medida que la firma tomó después de que el Senado santafecino diera media sanción la semana pasada a una ley que prevé el descanso dominical. El Ministerio de Trabajo provincial convocó para hoy a una reunión entre los representantes de Coto y de la Asociación de Empleados de Comercio, y si no hay acuerdo el gobierno adelantó que dispondrá una conciliación obligatoria.

El trasfondo del conflicto tiene que ver con la discusión legislativa sobre el descanso dominical, una ley a la que se opone gran parte del sector supermercadista.

El proyecto, que tiene media sanción del Senado y será tratado por la Cámara baja la semana próxima, prevé que los comercios que tienen una superficie superior a 200 metros cuadrados sólo pueden abrir los domingos y feriados si son atendidos por sus dueños. No podrán abrir esos días los hipermercados, supermercados y autoservicios que superen los 120 metros cubiertos de superficie, y los shoppings y galerías comerciales podrán funcionar, según el artículo 6°, si usan para esas jornadas laborales "recursos humanos provenientes de altas de primer empleo, convenios de pasantías y de programas de promoción de empleo tanto nacionales como provinciales".

Este proyecto, que fue presentado en septiembre de 2013 por la Asociación de Empleados de Comercio, debe ser sancionado antes del 30 de noviembre, porque de lo contrario perderá estado parlamentario.

Ayer, el gobernador Antonio Bonfatti anticipó que no vetará la nueva normativa, que busca retrotraer las condiciones laborales del sector hasta antes del decreto que flexibilizó la jornada de trabajo, en 1991, durante la gestión de Domingo Cavallo en el Ministerio de Economía nacional.

La prohibición de abrir los domingos en Santa Fe es vista por las grandes cadenas de supermercados con preocupación no sólo por su impacto económico en el distrito, sino también ante el temor de que se extienda a otras provincias. De hecho, en la actualidad sólo rige una medida similar en La Pampa, aunque existen proyectos en estado parlamentario en Misiones, Santiago del Estero, Córdoba y Jujuy.

"A nadie puede tomar por sorpresa lo que está pasando en Rosario, porque las empresas ya habían avisado que si el proyecto de cerrar los domingos avanza no les va a quedar otra alternativa que reducir personal. No sólo porque los ingresos de las cadenas van a bajar al tener un día menos de venta, sino también porque se van a necesitar menos empleados para cubrir los fines de semana y los francos compensatorios", explicó Juan Vasco Martínez, director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Unidos (ASU)..

Comentá la nota