"Después de una movilización de 300 mil personas, no hay otra medida que un paro nacional"

El líder de la CTA Autónoma dijo a LPO que "Macri actúa más como empresario que como Presidente".

“Va a haber un paro general”. Después del veto presidencial a la ley antidespidos sancionada por el Congreso, Pablo Micheli repite su consigna. El secretario general de la CTA autónoma dice que en el acto del 29 de abril las centrales sindicales se comprometieron a agudizar las medidas de fuerza si Mauricio Macri cumplía con lo que ya prometía. “Fortalecer, agudizar, profundizar la acción, después de una movilización de 300 mil personas es un paro nacional: no hay otra medida”. Micheli está al frente de una central que tiene un millón 200 mil afiliados, pero necesita el aval de Hugo Moyano para que la huelga que promete tenga un impacto real. “Hugo tiene legitimidad porque acompañó a Macri y ahora dice que, si tiene que elegir, defiende a los trabajadores”, asegura.

Antes de viajar a Mar del Plata para participar del encuentro con la Pastoral Social de la Iglesia, el líder de la CTA no kirchnerista habló con La Política Online. Cuestionó el salario mínimo aprobado por el Consejo del Salario porque es apenas la mitad de la canasta básica familiar que hoy se ubica en 16 mil pesos y sostuvo que la contradicción entre el macrismo y el kirchnerismo es falsa y forma parte del pasado.

Usted anuncia un paro nacional pero desde la CGT el mensaje parece ser mucho más cauto.

Hay algunos dirigentes sindicales que le genera urticaria hablar de paro nacional, pero es una herramienta que tenemos los trabajadores, es un derecho constitucional. Hay que ejercer el derecho constitucional cuando no nos dejan otra salida. Su central, sus sindicatos, los cuerpos de delegados tienen una sensación de lo que está pasando. No sólo nosotros vamos a los lugares de trabajo y no sólo nosotros, los estatales, padecemos los despidos. El sector privado está echando mucho más que el Estado ya a esta altura. El empleo ya es la primera preocupación de la sociedad, más que la inseguridad.

¿Cómo va a convencer al resto de las centrales?

El presidente actúa contra uno de los poderes de la república, que es el Poder Legislativo, contra la decisión de las cinco centrales sindicales que impulsamos la ley en unidad., contra toda la oposición democrática y contra la opinión mayoritaria de la sociedad. Yo lo desafío a Macri a que haga un referéndum, que aplique uno de los artículos de la Constitución que habilita la posibilidad de un plebiscito para definir grandes temas nacionales. Si no quiere la ley, que haga un referéndum.

¿A qué juega Macri con este veto?

Macri se fue de boca cuando dijo que la iba a vetar y no quiso retroceder. El presidente va perdiendo imagen positiva en muy poco tiempo y los sectores del poder económico que lo respaldan le exigen un mayor ajuste. Inclusive él piensa con cabeza de empresario y actúa más como empresario que como Presidente. Defiende a la clase que representa. Él sabe que la ley es beneficiosa para los trabajadores pero busca el beneficio para el poder económico.

¿Cómo está su relación con Moyano en esta nueva etapa?

Nosotros somos la CTA y él es la CGT. Tenemos una relación que tiene que ver con la unidad de acción. La última vez que lo vi fue el 29 de abril, pero después hablé por teléfono varias veces. Creo en lo que dijo en el acto, que si Macri vetaba la ley, él iba a profundizar la acción. Ese día, antes del acto, hubo una reunión con Moyano, Caló y Yasky en la CGT y ahí todos hablamos de paro nacional.

Moyano está en una posición distinta a la suya porque acompañó a Macri en las últimas elecciones.

Sí, sí. Moyano respaldó a Macri, por eso también tiene legitimidad su planteo. Tal vez se pueda sospechar de Caló y Yasky que, como estuvieron con el gobierno anterior, ahora están haciendo esto. Yo no lo creo, creo que lo hacen porque en verdad es una necesidad de los trabajadores. Pero lo de Moyano es muy legítimo porque acompañó a este gobierno y hoy dice si tengo que elegir entre el gobierno y los trabajadores me quedo con los trabajadores. Él me lo dijo a mí y lo dijo en el acto: “Yo voy a defender a los trabajadores y este gobierno los está castigando. Por lo tanto, voy a salir luchar”. Después, si cambia es otra cosa, pero es lo que me dijo a mí. El tema de la AFA lo tiene medio ocupado pero…

¿No es una señal de que ya no quiere ocupar el lugar que ocupó?

Pero todavía lo ocupa. Mientras lo ocupe, va a hacer lo que debe hacer.

La unidad de acción

¿Qué quiere decir la unidad de acción hoy en Argentina?

Es muy simple, unidad de diversos sectores. Frente a problemas comunes, propuestas de soluciones comunes. Son cuestiones reivindicativas. Si tenemos que hablar de modelo de país o de la construcción política, ya por ahí entramos en contradicción. Pero hay acuerdo si tenemos que hablar del aumento de emergencia de los jubilados, del 82 % móvil, de la defensa de los puestos de trabajo, del salario mínimo vital y móvil, de la criminalización de la protesta.

¿Las cinco centrales se ocupan de esos temas?

No sé Barrionuevo…

En su CTA algunos piensan que eso no alcanza para hablar de unidad de acción y que hace falta una elaboración común.

Eso no es unidad de acción. Es unidad orgánica, una unidad estratégica que se construye con las organizaciones más afines ideológicamente. Unidad de acción es transcurrir un tiempo de terminado en forma conjunta. No es lo mismo la unidad de los que participan dentro de la CTA, que es anticapitalista, antiimperialista y es clasista. En esta central hay autonomía en serio de todos los partidos, de todos los gobiernos y de todos los grupos económicos. Si voy a la CGT y planteo la autonomía de todos los partidos, me cantan la marcha peronista en la cara. Yo los respeto, acá hay compañeros de distintos partidos, pero somos autónomos como central. Eso es una diferencia con la CGT, lo mismo que el modo de vida de muchos dirigentes, que es muy distinto al nuestro.

Y la libertad sindical ¿sigue siendo una diferencia?

Bueno, con la CGT de Moyano se han acortado las diferencias. Si le preguntás a Moyano si está de acuerdo con la personería gremial para la CTA, está de acuerdo. Eso es un salto cualitativo, un avance. Nosotros seguimos reclamando libertad sindical porque no tenemos la personería gremial y porque hay más de 2000 organizaciones simplemente inscriptas. Es increíble que después de las recomendaciones de la OIT sigan todos sin personería.

"Macri enfrenta un sindicalismo fuerte"

¿Los afectó la prédica del kirchnerismo contra el sindicalismo –como factor de extorsión que defiende privilegios- en los últimos 4 años?

Afectó. Se sumó a la prédica de otros gobiernos que siempre criticaron al sindicalismo y ayudó a la falta de democracia sindical. Por eso planteamos libertad y democracia sindical, que existan mecanismos para que la dirección del sindicato no resuelva por los trabajadores. Por ejemplo, el convenio colectivo debe ser aprobado en una asamblea general de afiliados, se debe dar lugar a las listas opositoras, que haya representatividad y que haya posibilidad de recambio. No puede ser que los dirigentes estén 40 años al frente de un sindicato. Por eso, yo voy a terminar mi segundo mandato en 2018 y no voy a seguir al frente de la CTA.

¿Con qué sindicalismo se encuentra Macri?

Macri pensaba que encontraba un sindicalismo débil porque creía tener a Moyano de su lado. Pero el 29 de abril quedó demostrado que hay un sindicalismo fuerte, más allá de la prédica del kirchnerismo en contra. Hay una realidad: casi todos los sindicatos crecieron en cantidad de afiliados, en cantidad de delegados y se fortalecieron.

¿Por qué dice que la contradicción macrismo-kirchnerismo es falsa?

Porque las cúpulas de ambos partidos quieren que la sociedad piense que todo lo que se hace en contra de la política económica de Macri responde a una orden de Cristina Fernández de Kirchner. Es una falsa contradicción que los argentinos tenemos que romper. No es posible creer que la única opción es esa alternancia. Nosotros fuimos protagonistas de cinco paros nacionales contra las políticas de Cristina Kirchner y hoy estamos en la primera línea enfrentando a este gobierno. Podemos hablar con total soltura y decimos que hace falta otra fuerza, de verdad nacional y popular, que nos dé esperanzas de construir una sociedad más justa, con una mejor distribución de la riqueza.

Menem, Cristina y Macri

¿Cómo ve la gestión del ministro Triaca?

¿Qué gestión?

La de estos cinco meses, debe hablar con usted supongo.

Si, si, tiene una actitud diferente a la del ministro anterior, Tomada, que jamás me atendía el teléfono. La actitud es diferente pero las diferencias son profundas, igual que con el otro. El ministerio de Trabajo todavía no ha mostrado prácticamente nada. No ha sabido jugar ningún papel a favor de los trabajadores. Tal vez a partir de este Consejo del Salario, que es importante que se haya convocado ahora como pedíamos nosotros y no en agosto.

Hacía mucho que no los convocaban.

Durante todo el segundo mandato de Cristina, no nos convocaron nunca. El gobierno actual cumple la ley, nada más. El Consejo del Salario anticipado puede marcar un nuevo rumbo, si es vinculante y si las centrales juegan un papel en el marco de un dialogo más regular. Si vuelve a ser una foto una vez al año para fijar un número frío como en la época de Cristina, no sirve para nada.

¿Por qué votaron en contra del salario mínimo de 8060 pesos que se aprobó en la reunión del Consejo en Casa Rosada?

Porque estamos convencidos de que el salario mínimo no puede ser inferior a la canasta de alimentos. El Consejo del Salario debe fijar cuál es la canasta de alimentos, es una de sus funciones. El gobierno anterior nunca lo hizo porque negaba las estadísticas, las escondía. Este gobierno dice que va a transparentar las estadísticas, entonces lo primero es formar la comisión que fije cuál es la canasta de alimentos. Para el Instituto de Estudios de nuestra central, la canasta básica hoy ronda los 16 mil pesos. No pensamos que se pueda pasar de 6060 a 16000 pesos, aunque si nos guiamos por lo que se hizo con las tarifas el aumento para los trabajadores también debería ser de un solo saque. Se debería haber fijado, como mínimo, en 9 mil pesos.

¿Qué piensa cuando escucha decir al Presidente que vamos a ver los frutos de sus políticas el año que viene?

Con las Lebac a 37,5 % quién va a invertir acá. Por qué va a poner la plata alguien si pone la plata en el banco y gana más. Macri desea profundamente que lluevan las inversiones pero así como estamos va a profundizarse el ajuste y la timba financiera. Solamente el gobierno cree que va a bajar la inflación en junio. La única manera de bajar la inflación que tiene Macri es hacer la de Menem: llevar la desocupación al 24 %, la pobreza al 50 %...no estamos lejos, estamos arriba del 35 % de pobreza en Argentina ya. Ahí sí puede bajar la inflación pero a un costo altísimo y con una conflictividad tremenda.

¿Cree que Macri tiene el mismo programa económico que Menem?

Si, más moderno, con otro estilo, pero…la cantidad de comercios cerrados en la avenida Corrientes me asusta y me hace acordar a la década del ‘90. No digo que vamos a terminar como en el 2001, ojalá que la cosa mejorara pero no van a mejorar por una profesión de fe, sino por medidas económicas acertadas.

¿Qué medidas?

Que los trabajadores tengamos salario digno y los jubilados tengan un ingreso digno. Si no le ponen Impuesto a la Renta Financiera con la ganancia tremenda de los bancos en los últimos años, si no recuperás el impuesto a las mineras y no recuperás la empresa de hidrocarburos en su totalidad y dejás de subsidiar a las petroleras con 9.000 millones de dólares para que el precio de la nafta sea el más caro del mundo. Sin eso, no vas a poder recuperar la industria nacional. Este quiere hacer autopistas hasta en el jardín de la casa y lo que hay que hacer es recuperar los trenes.

Comentá la nota