Los detalles de la interna gremial en el SOEME

Los detalles de la interna gremial en el SOEME

Crece la disputa entre Marcelo Balcedo y el sector que conduce Adrián Di Marco, consagrado como secretario general en las elecciones convocadas por el juez Kreplak y que hoy son cuestionadas por la justicia laboral.

El conflicto interno del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (SOEME) se ganó este miércoles los principales títulos de todos los portales y diarios del país. La situación generó confusión, y algunas apreciaciones erróneas dibujaron un manto de desconcierto entre los afiliados y trabajadores de la actividad.

¿Toma? ¿Ocupación? La noticia comenzó a circular por redes sociales pasadas las 10 de la mañana. Las visiones eran, al menos, dos: afiliados recuperan el gremio, por un lado; y violentos entraron por la fuerza al sindicato, por otro.

Cada versión nació de un sector del SOEME. La primera, de la recuperación, del liderado por exsecretario general Marcelo Balcedo -detenido con prisión domiciliaria en Uruguay-, y la restante, del ala conducida por Adrián Di Marco, que se consagró como nuevo titular del gremio en las elecciones de normalización dictadas por el juez federal Ernesto Kreplak.

Aquí la disputa. Desde el sector de Balcedo desconocen el acto electoral amparados por un fallo de la justicia laboral que declaró incompetente a Kreplak en cuestiones relacionadas al ámbito de trabajo.

Misma postura tomó la Corte Suprema ratificando la “incompetencia” del juez federal, dictada por la jueza del fuero laboral, Analía Vigano. Pero lo que desató la idea de “recuperar” el sindicato en el seno de Balcedo fue una decisión del ministerio de Trabajo de la Nación.

La cartera laboral, en una Providencia con fecha 28 de enero de 2020, no dio curso al pedido de certificación de autoridades presentado por Di Marco y definió suspender la tramitación hasta tanto la justicia laboral dirima la situación institucional del gremio.

Esta disposición ministerial fue entendida por los allegados a Balcedo como una declaración de acefalía del SOEME teniendo en cuenta el fin de la intervención establecida por Kreplak y la falta de certificación de autoridades a la lista que se proclamó ganadora en las elecciones realizadas en agosto pasado.

En consecuencia, y con el “gremio acéfalo”, los afiliados se acercaron a la sede del gremio en calle Salta al 500 para recuperar el control de la organización, “sacar a los intrusos” y reclamar a la justicia del trabajo una pronta resolución definitiva y el establecimiento de una nueva intervención para avanzar en una normalización.

Ante esta situación, Di Marco y los integrantes de su espacio denunciaron una toma violenta de la sede y responsabilizaron a Balcedo por los daños causados. Mientras que el propio extitular del gremio, hoy detenido en Uruguay, acusó a su contrincante gremial como el instigador de los hechos violentos.

El conflicto tendrá continuidad en las próximas semanas. Se espera una actuación de la justicia laboral ante el pedido de Balcedo de dar legitimidad a la comisión directiva vigente al momento de la intervención hace dos años.

Comentá la nota