A días de Pascua, el ministro Tomada intenta destrabar el paro pesquero

A días de Pascua, el ministro Tomada intenta destrabar el paro pesquero
El Simape no deja salir buques fresqueros con el fin de reunir a todos sus afiliados en tierra y, en una asamblea, decidir las próximas medidas a seguir si los empresarios no se sientan a discutir salarios.
Hoy y mañana serán días claves para que la Semana Santa no encuentre a los trabajadores de la pesca en paro y a la gente sin pescado. El Ministerio de Trabajo de la Nación convocó a los representantes del Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) que desde ayer llevan adelante una medida de fuerza que impide la zarpada de los barcos fresqueros de altura. Durante el encuentro, previsto en dependencias de la cartera laboral en Capital Federal, se espera revertir el resultado del último encuentro llevado a cabo la semana pasada, cuando el Simape confirmó la medida que es en protesta porque los armadores no se sientan a discutir salarios.

Ayer, el movimiento en el Puerto local fue nulo, mientras que el domingo se registraron varias partidas de embarcaciones fresqueras que se apuraron para no verse afectados por la medida.

El sindicato conducido por Juan Domingo Novero, dispuso hace más de 15 días esta protesta por "falta de diálogo" con los armadores respecto al aumento salarial. En los próximos días el Simape reunirá a los marineros en tierra y decidirá en asamblea los pasos a seguir. Esto podría desembocar en una paralización total del Puerto, ya que otros sectores (desembarque y procesamiento en tierra), se verían afectados por la inactividad y se podrían sumar porque también están en períodos de negociaciones salariales.

El secretario general del Simape, Juan Domingo Novero, se quejó porque el gobierno nacional aún no convocó a iniciar las negociaciones paritarias con los empresarios del sector, recordando que -según los plazos previstos- esto debería haber sucedido ya el pasado 29 de febrero. Novero aseguró que ante la falta de definiciones al respecto, el sindicato decidió llevar a cabo una asamblea para que sean los propios afiliados quienes resuelvan los pasos a seguir.

Por eso toda la flota fresquera será paralizada durante algunos días (a partir de las 0 de ayer) con el propósito de mantener en tierra a todos sus tripulantes.

"Cuando el 70% o el 80% de los barcos estén en el muelle, que podría ser el 6 ó el 7 de abril, nosotros vamos a hacer la asamblea", sostuvo, justificando la realización de esta medida al asegurar que "por lo visto ni a los empresarios ni a los funcionarios les calienta que la gente necesite la guita". Novero recordó que un mes antes del 29 de febrero -la fecha en la que concluyó la vigencia del convenio- el Simape ya había comenzado a "enviar notas y cartas documentos" a los empresarios y al Ministerio de Trabajo de la Nación solicitando que se iniciara la discusión salarial.

No obstante ninguna de esas gestiones tuvo aún un resultado concreto. "La gente en los muelles nos pregunta qué pasa con sus sueldos que desde hace un año no registran variaciones y todavía nadie tiene una respuesta", dijo el gremialista.

El jueves pasado, la cartera laboral nacional buscó evitar esta situación de conflicto en días en los que el consumo del pescado aumenta por la Semana Santa, pero fue sin buenos resultados.

"El ministro nos dijo que la semana que viene convocará a una reunión con las cámaras empresarias (Caipa y la Cámara de Armadores)", aseguró un representante del gremio en referencia a hoy y mañana.

Por estas horas, y a días de las Pascuas, desde el Ministerio de Trabajo esperan acercar a las partes para que comience el diálogo por los salarios y Mar del Plata no aparezca sin pescado en una fecha tan especial.

En una semana vararon dos buques

En una semana, dos buques pesqueros quedaron varados en el ingreso al puerto de Mar del Plata. El potero "Dasa 757" y el fresquero "Franco" fueron víctimas del mal estado del canal secundario que ante el mínimo error de cálculo, deja a las embarcaciones encalladas. Allí la acumulación de arena se ha convertido en un obstáculo para el normal desarrollo de la actividad y está generando malestar en el sector.

La tripulación del "Franco" no la pasó nada bien el sábado último, el barco se recostaba sobre babor y volvía a enderezarse hasta que llegó el auxilio y lo pudo sacar. En el operativo intervino el remolcador "Cuarteador" y el "Aleua", que ofició de apoyo, al igual que la lancha "Marina Uno" y otra unidad menor de Prefectura.

El buque perteneciente al grupo Mattera quedó en la costa aguardando que otros cuatro barcos salieran de la terminal antes de poder cruzar, esta vez sin problemas, la línea de las escolleras.

Esta varadura que se suma a otra que se vivió la semana pasada, pone en tela de juicio las condiciones en las que se encuentra la terminal de puertos. La autoridad representada por el Consorcio Portuario argumenta que se están concluyendo los pasos administrativos para la llegada de los fondos que permitirán el llamado a licitación y, con posterioridad, el dragado. Mientras tanto, continúa operando la cuestionada draga "Mendoza".

Comentá la nota