Diez años sin interrupciones

Diez años sin interrupciones
Hoy se encontrarán representantes del sindicalismo y de los empresarios junto a funcionarios del Ministerio de Trabajo para definir el aumento del salario mínimo, que se ubica en 2875 pesos. Se espera una rápida negociación.
El Ministerio de Trabajo reunirá hoy a trabajadores y empresarios para determinar el incremento del Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM). Esa remuneración se ubica actualmente en 2875 pesos. “Estamos pidiendo un alza de 25 o 26 por ciento para llevarla por arriba de 3590 pesos”, dijo a Página/12 Hugo Yasky, titular de la CTA. Desde cámaras empresarias pretenden que el aumento ronde 22 por ciento. En esta oportunidad, la negociación resultaría sencilla y podría cerrar el mismo día con un alza de 24 por ciento. Esa cifra, en línea con la política de ingresos del Gobierno, tendría aprobación de la cartera laboral.

Ayer se reunieron empresarios para articular su discurso con vista a la reunión del Consejo del Salario. En ese encuentro en la Bolsa de Comercio estuvo presente el Grupo de los Cinco (bancos, la SRA, la Bolsa y las cámaras de Comercio y de la Construcción). Participantes de ese cónclave indicaron a este diario que la oferta inicial para aumentar el salario mínimo sería del 22 o 23 por ciento. Y que en la negociación estarían dispuestos a mover el incremento hasta 24 por ciento. Eso colocaría al piso legal de los sueldos en 3565 pesos. Además, las entidades consideraron que en la convocatoria de hoy podría rubricarse el acuerdo, porque no existe mucha diferencia respecto del pedido sindical.

Referentes de los trabajadores adelantaron ayer algunos números. Hugo Yasky, dirigente de la CTA, explicó a Página/12 que el pedido de base es que el salario mínimo llegue hasta 3590 pesos, un aumento del 25 por ciento respecto del monto actual. También explicó que ese pedido irá acompañado de algunos otros reclamos. Entre los puntos que CTA intentará poner en eje de debate se destacan los siguientes:

- Encarar medidas para atacar la situación de los asalariados informales. Estudios de la entidad precisan que el 34 por ciento de los trabajadores se encuentra en negro. Existe un fuerte problema en zonas rurales, mientras que en zonas urbanas ocurre algo similar a partir de pasantías y tercerizaciones que esconden la precarización.

- Incorporar a provincias y municipios al régimen del Salario Mínimo. La CTA relevó una amplia masa de trabajadores municipales en regiones del norte del país que ganan por debajo de 2875 pesos. Esta medida permitiría ampliar el impacto del aumento en el piso legal de los sueldos. En la actualidad, el efecto es bajo porque menos del 6 por ciento de los trabajadores registrados recibe remuneraciones inferiores a la mínima. En empleados informales asciende al 40 por ciento.

- Expresar el apoyo total al proyecto para gravar la renta financiera. Entre referentes sectoriales predomina la idea de que la negociación finalmente se cerrará en 24 por ciento. “De un lado hablan del 22 por ciento y del otro 26. La brecha no es grande. Se reparten los porcentajes y se cierra. Es una situación que no da lugar a grandes conflictos por lo que es posible que se arregle mañana (por hoy)”, apuntaron fuentes empresarias a este diario. También hablaron de rumores acerca de un anuncio de CFK sobre cambios en el mínimo no imponible del impuesto a los ingresos. Ese mismo rumor había trascendido durante las negociaciones el año pasado, pero no hubo anuncio.

Este Consejo del Salario será el décimo encuentro consecutivo entre sindicatos, empresarios y funcionarios en el Ministerio de Trabajo desde que se reactivó el instrumento en 2004. Hasta ese momento, la remuneración mínima había permanecido congelada en 200 pesos por más de una década. Desde que regresaron las negociaciones el piso salarial se multiplicó más de 13 veces. En agosto de 2012, el incremento acordado fue 25 por ciento (distribuido en tres pagos). Eso permitió alcanzar un monto de 2875 pesos en febrero de este año.

En la actualidad, el SMVM representa alrededor de 50 por ciento de los sueldos de trabajadores registrados. Además, una comparación internacional ubica al salario mínimo argentino entre los más elevados de la región en 2013. Por caso, en Argentina es de 575 dólares, mientras que en Brasil es de 339 dólares.

Comentá la nota