Diferencias internas en la UEPC complican una salida al conflicto

Diferencias internas en la UEPC complican una salida al conflicto

La propuesta del 33,7 por ciento será rechazada en la asamblea provincial. Los delegados más combativos propondrán parar martes y miércoles. El Gobierno se mantiene firme en su oferta.

Por Mariano Bergero

Será una asamblea tensa y ­decisiva la que llevarán ade­lante esta mañana desde las 10.30 los delegados departa­mentales de la Unión de Educadores de la Provincia de Córdoba (UEPC) en la sede capitalina del gremio.

De los dos temas centrales del orden del día, uno está defini­do desde el viernes último: por amplia mayoría, los docentes rechazarán la oferta de incremento salarial del 33,7 por ciento elevada la semana pasada por el Ejecutivo provincial. 

De los 26 departamentos sólo ocho –entre ellos los más pequeños– se expresaron a favor de aceptar lo ofertado.

Ante este escenario, el principal debate estará puesto en cómo seguirá el plan de lucha. Fuentes sindicales evitaron adelantar anoche qué medidas se adoptarán, pero admitieron que la paralización de las actividades es una de las opciones que se baraja. Hoy, la actividad será normal. 

Con excepción del martes pasado, día en que hubo dictado de clases, el resto de la primera semana del ciclo lectivo 2016 estuvo marcado por un paro –el lunes– y por asambleas el resto de los días.

Impacto en las aulas

Según pudo conocer este diario, entre las propuestas que se oirán hoy en la asamblea está la de concretar un paro por 48 horas para mañana y el ­miércoles, además de la realización de asambleas de dos horas por turno para el jueves y el viernes.

Esta postura fue la que se impuso el viernes entre los delegados de Capital, lugar en el que con mayor fuerza se expresa la oposición a la conducción que lidera Juan Monserrat. Como otros años, la interna tiene su peso en la negociación.

Mientras el oficialismo destacó la mejora de la oferta realizada a mitad de semana por el Gobierno –pasó del 32,7 por ciento al 33,7 por ciento–, los disidentes a Monserrat siguen sosteniendo que el ofrecimiento es “inaceptable” en el marco del proceso inflacionario que vive el país y reclaman un aumento del 40 por ciento.

Anoche, en tanto, desde el Centro Cívico defendieron la propuesta del 33,7 por ciento (25 por ciento en dos tramos hasta julio más Fonid) y reiteraron que se trata del “mayor esfuerzo” posible.

El viernes, una vez conocidos los resultados de las asambleas departamentales, Monserrat y el ministro de Educación, Walter Grahovac, mantuvieron una reunión para intentar acercar posturas. 

Si bien desde la conducción gremial desde un primer momento se expresó que la mejora del 33,7 por ciento no era lo ideal, había expectativas de que la oferta pasara el filtro de la asamblea provincial. Pero el clima cambió rotundamente y para mal entre maestros y profesores después de que se conocieran los descuentos, en muchos casos indiscriminados, practicados a docentes por el paro realizado el lunes último. 

Para Monserrat, tanto los descuentos practicados como la postura del Gobierno en cuanto a lo ofertado están atados a un efecto “disciplinador” que tiene raíces en la administración nacional que comanda Mauricio Macri.

Coment� la nota