Directivos de SATA no acataron la conciliación obligatoria

Los trabajadores se presentaron este martes a cumplir con sus tareas, pero las puertas de la planta estaban cerradas y ningún directivo estuvo presente. El Ministerio de Trabajo había dictado ayer la conciliación obligatoria con la orden de retrotraer la situación al día anterior a las suspensiones.
La disposición ministerial establecía que SATA debía volver al trabajo, en las mismas condiciones a las del día antes de enviar 19 telegramas de suspensión sin goce de haberes, por 30 días.

Ante la movilización del Sindicato SMATA, que representa a los obreros de la firma, quienes esta semana comenzaron una toma de la planta, en protesta por la medida empresarial, comenzaron las negociaciones ante el Ministerio de Trabajo, que dictaminó la conciliación obligatoria.

Este martes, a las 7 de la mañana, los operarios de SATA se presentaron en la planta de Ruta 226, pero se encontraron con las puertas cerradas y la ausencia total de directivos en el lugar. César Trapote, secretario de SMATA, indicó que “nosotros nos sometimos a lo que marca la ley. Hemos cumplido y nos encontramos con esto, la planta cerrada. Pusimos en conocimiento lo que estaba sucediendo al Ministerio de Trabajo y ya vinieron los inspectores que constataron esto que decimos y ahora tendremos que esperar lo que resuelva el Ministerio”.

El sindicalista también anticipó que este miércoles a las 10 de la mañana está prevista una nueva audiencia de conciliación en la sede local de la cartera laboral provincial, con representantes de la empresa.

Respecto de la denuncia realizada por el empresario Renato Cordi, sobre daños y pintadas en la planta, Trapote sostuvo que “las pintadas se pueden limpiar y pintar arriba, que mal no vendría ‘emprolijar’ la empresa. Reconocemos que hicimos pintadas, tocamos bombos y quemamos gomas. Pero no hicimos ningún otro daño, tenemos una masa de obreros con algún nivel de cultura, con capacitación y educación. Nos hacemos cargo de lo que hicimos de 7 a 15 horas, lo que pueda haber pasado fuera de ese horario, que se haga cargo la empresa. No podemos asumir cosas que tal vez se hicieron a propósito para hacernos quedar mal y perjudicarnos”.

Comentá la nota