Dispar acatamiento a la medida en Río Negro

Dispar acatamiento a la medida en Río Negro
La actividad bancaria fue la que más sintió el paro de CTA-CGT. Transportistas y rurales, en las rutas. Petroleros con alta adhesión.
El paro lanzado por la CTA y la CGT tuvo un dispar acatamiento en Río Negro. En la mayoría de las ciudades fue casi nula la actividad bancaria y en Catriel y Bariloche los petroleros y gastronómicos, respectivamente, hicieron sentir la medida de fuerza.

El sindicato de Camioneros de Catriel permaneció apostado a la vera de la ruta 151 -en el acceso sur de la ciudad- entre las 0 y las 17:30 de ayer. Si bien fueron los únicos que se manifestaron públicamente, el sector petrolero adhirió a la medida en su totalidad, como así también los bancos Patagonia y Nación que funcionan en la ciudad y empleados municipales afiliados a ATE.

En Roca, el paro de los bancarios prácticamente dejó sin actividad las principales entidades de la ciudad.

El reclamo también se sintió fuerte en la Ruta 6, donde afiliados al gremio de los Camioneros mantuvieron cortes parciales para transportistas que circulaban por esa vía de comunicación.

El reclamos se sintió desde temprano en los bancos. En el Nación el personal asistió a su lugar de trabajo pero no atendió al público. Una modalidad similar se llevó adelante en el resto de los bancos de la ciudad.

En cambio en las escuelas primarias y secundarias el paro prácticamente no se sintió. "Los compañeros no adhieren porque tienen miedo a las represalias", relató una docente que al mediodía participó de la marcha convocada por la CTA y que reunió a unas 150 personas.

Camioneros y trabajadores rurales se manifestaron ayer sobre la Ruta 22 en Chichinales. La movilización no implicó cortes de tránsito.

Los camioneros se apostaron a la vera de la Ruta 22 a la altura del puesto de la policía caminera de Chichinales. Allí convocaron a otros choferes que venían circulando por la 22 a detener su marcha. Alrededor de las 14, a la manifestación de los camioneros se sumaron los trabajadores rurales, quienes realizaron una volanteada sobre la ruta, entregando calcomanías y folletos explicando los motivos del reclamo.

En Viedma, la seccional de la Asociación Bancaria informó que un 85% de sus afiliados adhirieron a la protesta, mientras que un centenar de representantes de distintas organizaciones como la Federación Agraria, estudiantes y un concejal de Patagones se concentraron en Stroeder para analizar la baja rentabilidad productiva. También adhirieron algunos sectores de la Justicia Federal, y un grupo de afiliados a la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) promovió una movilización hacia la Casa de Gobierno en la capital rionegrina.

El paro convocado por las centrales opositoras, en Cipolletti, sólo se sintió en los bancos y en las cabinas del peaje del puente carretero. En el lugar, las barreras estuvieron levantadas durante toda la jornada. Las escuelas, los comercios, el transporte y la recolección de residuos funcionó con normalidad, a excepción de un correo privado y del correo Argentino que no realizó trámites como el pago de la asignación universal, aunque sí el resto de los servicios que brinda.

Comentá la nota