Se dispersa en municipios el reclamo de aumento

ATE atomizó los reclamos salariales por todo el interior.
Mientras el ministro de Hacienda, Ricardo Aredes, aseguró que la mayoría de los intendentes tienen fondos para pagar el aumento salarial, siguen las protestas en el interior. Los municipales de Pomán suspendieron la medida de fuerza rechazando el magro aumento porque ayer dictaron la conciliación obligatoria.

Por su parte, los municipales de San José y Santa María están con paro de media jornada pidiendo $750. Ayer a la mañana en asamblea, los municipales de Capayán, tanto del SOEM como de la UPCN, resolvieron que irán al paro desde el lunes rechazando los $400 ofrecidos por el intendente Hoffman.

En el caso de los municipales de Belén, el intendente José Ávila anunció que el aumento alcanza un monto de $500, $400 en el sueldo básico y $100 como premio por presentismo. El jefe comunal dijo que el aumento lo percibirán todos los empleados de la planta permanente y los contratados del municipio de Belén.

En el municipio tinogasteño el sindicato de empleados municipales, se reúne el lunes y decide los pasos a seguir, lo más probable es que se adhieran a ATE e inicien medidas de fuerza desde la próxima semana.

Pozo de Piedra

Mientras tanto, el municipio belicho de Pozo de Piedra, a cargo del intendente José Yapura, ya aseguró un aumento de 500 pesos al sueldo neto de la planta de empleados.

El gremio ya había tomado medidas de fuerza y, con este incremento, se calmaron las aguas. Sin embargo, el municipio ya advierte que tiene comprometido el 70% de los fondos coparticipables para abonar los sueldos de la administración municipal.

Otro dato para destacar es que este aumento es el más alto de Belén, ya que los 500 pesos corresponden al sueldo y no a adicionales como en el caso de otros municipios.

Comentá la nota