La disputa de la CGT afecta el llamado al Consejo del Salario

El moyanismo quiere fijar su propia agenda para la reunión

Por Luis Autalán

La puja entre los sectores que responden a Hugo Moyano y la central de los gremios que respaldan al metalúrgico Antonio Caló se extendió al escenario del Consejo del Salario Mínimo Vital y Móvil (CSMVM). Mientras que la semana pasada el Gobierno y los antimoyanistas acordaron que la última semana de este mes tendrá lugar ese encuentro, los que responden al camionero enviaron sendas cartas a la presidenta Cristina Fernández y al ministro de Trabajo Carlos Tomada para que se convoque el consejo. Uno de los dirigentes más cercanos a Moyano le dijo anoche a BAE que ambas misivas fueron remitidas “en los términos que corresponden” a Cristina y al titular de Trabajo. Luego de la reunión con Tomada, el dirigente de Sanidad Héctor Daer informó que para cursar las invitaciones al Consejo del Salario, el Gobierno se basó en la prórroga de los mandatos del consejo directivo de la CGT que se establecieron hasta el 3 de octubre. Esa extensión tuvo lugar cuando la cartera laboral impugnó la convocatoria electoral de Moyano para su confederal y el congreso de Ferro Carril Oeste. En ese esquema, el líder de Azopardo sólo estaría acompañado por Sergio Palazzo (La Bancaria) y Juan Carlos Schmidt (Dragado y Balizamiento), mientras que Andrés Rodríguez (UPCN), Gerardo Martínez (UOCRA), Omar Viviani (taxistas) y Noé Ruiz (modelos), entre otros, más los tres representantes de la CTA a cargo de Hugo Yasky, ocuparían los dieciséis lugares previstos para el consejo.

Entre los allegados a Moyano se da por descontado que no aceptarán la convocatoria para fin de mes. “Sería un contrasentido, en el caso de asistir estaríamos aceptando tácitamente la resolución que impugnó nuestro congreso”, remarcaron en referencia a la extensión del mandato del consejo directivo que hasta octubre fijó la cartera laboral, cuando hizo lugar a la denuncia de los aliados de Caló e impugnó la convocatoria de Moyano para su congreso en Caballito.

CIFRAS. Desde el antimoyanismo consideran que el monto del salario mínimo deberá estar “consensuado entre todos los compañeros”, según lo reiteró Héctor Daer ante cada consulta de la prensa y otros dirigentes alineados con Caló. Para Oscar Lescano (Luz y Fuerza), el porcentaje de incremento para el salario mínimo debería estar en el orden del 25% “para asimilar el impacto de la inflación”. Mientras que los leales a Moyano señalaron en la última reunión de su consejo directivo que el monto no puede estar por debajo de los 3.500 pesos. Sin dejar de considerar que la central de Azopardo todavía no brindó el índice inflacionario propio que Moyano había anticipado semanas atrás, con el trabajo de técnicos y una decena de mujeres que recorren los supermercados y almacenes de la Ciudad y los tres cordones del Gran Buenos Aires.

En tanto, la CTA de Hugo Yasky va a solicitar que el consejo se ocupe también de analizar el escenario del trabajo no registrado y las tercerizaciones, “sobre todo en la órbita de la administración pública”.

Comentá la nota