La división sindical es porque se "interpreta diferente que los trabajadores"

Unas 300 personas se manifestaron ayer en las calles de la Capital salteña acompañando así la marcha que convocó a nivel nacional la CTA que responde a Pablo Micheli, y que tuvo sus actos en todo el país.
La otra CTA, de Hugo Yasky (que se reconoce como 'oficialista'), no adhirió a la protesta.

No obstante, y sólo a nivel nacional dado que en Salta no se vio tal unión, la CGT de Hugo Moyano se manifestó en apoyo a esta movilización pero no así la de Antonio Caló (también tildada de oficialista).

En medio de esta división de las centrales de trabajadores se recordó que queda aún la del "disidente" Luis Barrionuevo.

Al hacer su análisis, el secretario del Interior de ATE Nacional, Vicente Marti, entendió que estas divisiones "existen entre los dirigentes que interpretan las cuestiones diferente a lo que interpretan los trabajadores". Entendió que los trabajadores "no están divididos", en tanto su interés siempre es el mismo: ganar dignamente y no pagar impuesto por lo que ganan.

Indicó que es necesario "profundizar el sindicalismo" y "recuperar la mística", apuntando así a la justicia social.

El secretario general de la CTA (Micheli) en Salta, Vuenaventura David, sostuvo por su parte que en realidad es necesario "refundar las centrales" obreras, y que exista una "afiliación directa" de "trabajadores sin patrones" en el nuevo modelo sindical.

Entre los objetivos que se leyeron en el documento se indicó la convocatoria "a la unidad de acción con todos los que están comprometidos en recobrar la justicia social en nuestro país: golpear juntos aunque marchemos separados".

Sostuvieron "no somos destituyentes ni de derecha. Nuestro compromiso es con el pueblo y nuestra confrontación con el modelo y con quienes lo administran".

Además de todos los gremios base de la CTA, estuvieron en la marcha la CCC, Barrios de Pie, Teresa Vive, MST Proyecto Sur, Juventud Socialista del MST, el FAP, el Frente Universitario, la Red por la Defensa de los Derechos Humanos. Una columna del PO también se sumó a la marcha aunque bajo objetivos distintos.

Comentá la nota