Los docentes caldearon la paritaria, pero lo peor para Pérez está por venir en Salud

El aumento de sueldo de la sanidad se discutirá desde el 23 de marzo. Para entonces, el Gobierno cree que ya habrá cerrado un acuerdo con los maestros. AMPROS y ATE delinean una estrategia común en base a una canasta de $5.200 y pedirán un aumento del 35% de piso para el año.
Si el inicio de las negociaciones salariales fue complicado para el gobierno de Paco Pérez, a pesar de paritar con un gremio amigo como el SUTE antes que con ningún otro, lo que viene preocupa a la Casa de Gobierno. El 23 de marzo está convocada la paritaria de Salud, con ATE y AMPROS, y Raquel Blas, titular de la Asociación de Trabajadores del Estado, ya avisó que su gremio se sentará a la mesa con la expectativa de un aumento del 35% de piso para el año.

“De ahí para arriba se discutirá en las asambleas de cada lugar de trabajo para tener un porcentaje consensuado entre todos”, advirtió Blas después de reunirse por primera vez con el ministro de Salud, Carlos Díaz Russo, el martes. El argumento que la gremialista dio es que “no se puede arrancar de un piso inferior al aumento que se dio el año pasado, por eso partimos del 35% hacia arriba”.

Además, tanto Blas como Isabel Del Pópolo, secretaria general de AMPROS, coincidieron en que “el salario mínimo tiene que ser equivalente al costo de vida” y las dos dirigentes señalaron que “en Mendoza la canasta cuesta $5.200”. Los gremios de la Salud irán a la mesa de negociación con una postura común con altas pretensiones considerando las expectativas del gobierno.

Mientras Paco Pérez enfatiza la línea de la sintonía fina que baja desde la Nación, interpretada por muchos como un ajuste y explicada por el oficialismo como la eficientización del gasto público, Blas le enrostra al gobierno local que usa ese discurso mientras direcciona los fondos del Estado hacia intereses contrarios a los de los trabajadores. “El déficit del que habla el gobierno no existe, la verdad es que se sobrevalúa el presupuesto para disponer de plata para fines distintos a los que le importan al pueblo”, facturó la conductora de ATE.

Cumplimiento de compromisos

AMPROS y ATE ya le avisaron al ministro de Salud que no van a permitir el incumplimiento de los compromisos asumidos por el gobierno de Jaque en cuanto a distintos aspectos laborales. La asociación que nuclea a los profesionales está dispuesta a tomar medidas si no se cumple con la aplicación del convenio colectivo de trabajo para el universo de sus afiliados.

Mientras que ATE exigirá que se cumplan todos los puntos firmados en anteriores paritarias, bajo amenaza de calentar la relación con el gobierno en casos de incumplimiento.

La primera escaramuza

Raquel Blas tuvo un encontronazo verbal en los últimos días con el jefe del cuerpo de negociadores paritarios del gobierno, Rubén Boris, funcionario del Ministerio de Gobierno, que encabeza Félix González. Delante de algunos periodistas la dirigenta de ATE le advirtió a viva voz al dependiente del ministro político que si no hay respuestas aceptables por parte de la administración provincial al requerimiento salarial de los estatales, habrá medidas de fuerza que afectarán la gobernabilidad de Paco Pérez.

La titular del sindicato de los empleados también aprovechó el cruce con Boris para facturarle que está recibiendo aprietes de parte del gobierno en la recta final a la reapertura de la paritaria de Salud.

Comentá la nota