Docentes del ICEP que hicieron paro no cobraron y ayer increparon al pastor

Docentes del ICEP que hicieron paro no cobraron y ayer increparon al pastor

Acompañados por dirigentes de ADOSAC, los docentes que no cobraron por haber hecho retención de tarea, protagonizaron un cruce con el pastor que dirige el ICEP. Según él, las leyes laborales no incluyen a los colegios privados.

Un nutrido grupo de maestros protagonizó ayer una contundente protesta en las puertas del instituto Los Hijos del Altísimo, por la falta de pago de sus haberes y aguinaldos. Ya el año pasado, el CPE amenazó con quitarles el millonario subsidio estatal.

Fue ayer por la tarde, fuera del Instituto Cristiano de Enseñanzas Patagónico, donde los docentes se congregaron con el objetivo de exigirle a la dirección del establecimiento que efectivice los pagos.

Eran justamente aquellos educadores que se habían plegado a los paros y retenciones de servicio que tuvieron el respaldo de la ADOSAC, una asociación a la que los pastores que conducen el establecimiento no reconocen. Incluso en la víspera, el colegio denunció a Miguel del Plá y a Sara López por haber intentado ingresar al ICEP.

Alrededor de las 18:00, los docentes que prestan servicios en el Instituto fueron a ver si podían cobrar sus sueldos y aguinaldos. El lugar no era extraño, toda vez que los educadores dicen no estar bancarizados y cobrar en mano su dinero.

Según se aprecia en un video tomado por TiempoSur Digital, el secretario general de la ADOSAC local, Exequiel Aloz, le dijo al pastor  si acaso podía explicar por qué “justo no cobraron los docentes que hicieron retención de tareas”, a lo que el pastor respondió “con vos no tengo nada que hablar. Esta es una institución privada. Los gremios no tienen ninguna representación acá. Tienen que irse”

Frente a esto los ánimos se enervaron porque los docentes le recordaron al responsable del establecimiento que el ICEP tiene una fuerte subvención estatal: “Lo pagamos entre todos”;  entonces el pastor advirtió que “acá no valen las convenciones colectivas. Esto es privado. ¿Quién pone las reglas de juego, vos?” y acto seguido le retrucaron: “el Estado”.

La discusión fue en ese tono y la respuesta del pastor al reclamo salarial fue que, en realidad, no les habían podido pagar por “cuestiones de seguridad” y que si iban al contador su dinero estaba disponible.

A comienzos de mes, la ADOSAC emitió un duro comunicado de prensa en el que fustigaba al Gobierno provincial por ser “cómplice y encubridor de irregularidades cometidas en el ICEP”

El gremio docente hablaba así de la crítica situación que atraviesan los docentes del Instituto Cristiano de Enseñanza Patagónico, cuyo personal se encuentra adherido a la medida de fuerza por la falta de pago.

Ya el año pasado los docentes denunciaron ante el CPE que los pastores los obligan a aprobar a los alumnos, a los que se discriminaba desde la dirección.

Los educadores pedían al Gobierno que interceda ante el “no cumplimiento de los diseños curriculares” ya que “se hacen recortes del contenido, especialmente en materias como Lengua y Literatura, Biología, Historia, Formación Etica y Ciudadana, Análisis del Discurso, etc” y lo que resultaba aún más llamativo, “se persigue a los profesores para que aprueben a los alumnos que las autoridades quieren. Incluso se han modificado notas entregadas por los profesores”.

Las denuncias de los padres fueron además que “muchos estudiantes son maltratados y discriminados”, e incluso que “los hacen pasar frío ya que no los dejan ponerse camperas que no sean las de la escuela, que venden ellos con un costo de $1.500”.

Tras estas acusaciones, que se generaron cuando el establecimiento decidió duplicar la cuota escolar para arreglar unas goteras, la entonces titular del CPE, Silvia Sánchez, prometió una auditoría para evaluar si acaso se debía seguir subsidiando con 1.8 millones mensuales al ICEP.

Cuando asumió Roberto Borselli en la cartera educativa, en una de sus primeras declaraciones públicas dijo a Tiempo FM que harían una revisión exhaustiva del asunto porque  había varios sumarios y expedientes abiertos en el CPE.

Comentá la nota