Docentes de Mendoza se unieron al reclamo nacional y pedirán un básico de $3.000

Esa es la propuesta que CTERA presentará al Ministerio de Educación la próxima semana. El SUTE apoyará este lineamiento. En la provincia, el salario de una maestra que recién comienza a trabajar es de $2.340.
La Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) ya definió el planteo que hará al Gobierno nacional la semana que viene: pedirá un salario inicial de $3.000 para los docentes y el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) apoyará este lineamiento en Mendoza.

“En Buenos Aires se reunieron los secretarios generales de CTERA de todas las provincias. Efectivamente la cifra del salario inicial a la que queremos llegar es de $3.000, aproximadamente el 28% de incremento en este punto”, detalló el titular del SUTE, Javier Guevara.

Actualmente el salario inicial (de un docente que recién se inicia en la actividad) en Mendoza es de $2.340.

Además, los trabajadores de la educación buscarán que la mitad del salario inicial sea el sueldo básico en la provincia.

“El básico en Mendoza es de $1.200, queremos que llegue a $1.500”, este es uno de los criterios que se va a pelear en la Nación y por ende, en la Provincia”, apuntó Guevara.

Otro punto que le interesa poner en la mesa de negociaciones al sindicato docente es la actualización de las asignaciones familiares.

Mendoza está atrasada con respecto a otras jurisdicciones del país. Aquí la asignación es de $220 y en Buenos Aires, por caso, es de $270. En este aspecto, el SUTE quiere prestar especial atención.

Es que por más que se actualicen las asignaciones, si se produce un incremento sin actualizar el mínimo imponible para el Impuesto a las Ganancias, es probable que en muchos sueldos la asignación no se cobre o se termine tributando parte de la actualización salarial.

“No queremos que se dé una situación en la cual mejoremos la asignación, pero después no se pueda cobrar o que determine que los trabajadores deben pagar impuesto a las ganancias”, aclaró el titular del SUTE.

Entonces los $3.000 de inicial, los $1.500 de básico y la actualización de las asignaciones familiares serán los ejes de la discusión paritaria nacional, que paralelamente se trabajará en Mendoza.

“De allí en más tenemos que avanzar con una ingeniería salarial específica para nuestra provincia. Por ejemplo, habrá que tener en cuenta cómo queda el estado docente y buscar la manera de que el arreglo salarial al que se llegue sea los más equilibrado posible en todos los niveles de la escala”, indicó Guevara.

Pero este proceso suele ser largo y el comienzo de clases está muy cerca. De hecho, las escuelas reabren sus puertas el 8 de febrero y el 28 del mismo mes comenzarán formalmente las clases y esto genera preocupación en el sector docente. “Es muy necesario sentarse con las comisiones mixtas –SUTE y Dirección General de Escuelas (DGE)– a dialogar en ámbitos paritarios cuáles son las alternativas que hay para el sector. Esta va a ser la única forma de evitar un nivel de conflictividad alto que amenace el comienzo del ciclo 2012”, advirtió Javier Guevara.

“Hay que empezar a negociar para evitar la conflictividad”

En los últimos tres años el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) ha negociado sin dificultades las actualizaciones salariales.

El inicio de clases no se vio afectado todo ese tiempo ni tampoco se recurrió a las conocidas contramarchas vendimiales.

Pero en 2012, el inicio temprano del calendario escolar apura la necesidad de lograr definiciones para evitar conflictos, más allá de que el SUTE tiene acordado de antemano que los aumentos serán retroactivos a enero y en blanco.

Además, la cabeza de la Dirección General de Escuelas (DGE) cambió: Carlos López Puelles ahora es el intendente de Luján y en su lugar está María Inés Abrile de Vollmer, por lo cual se abre un interrogante acerca de si se repetirá el mismo escenario de los últimos años.

“Sabemos que hay buena voluntad por parte de la DGE, creo que mantienen la misma sintonía de los últimos años y existe predisposición para negociar. Ahora bien, nuestro problema es el tiempo”, señaló Javier Guevara, titular del SUTE.

“Por eso queremos que desde la DGE nos llamen lo antes posible para que podamos elaborar las simulaciones con las comisiones técnicas mixtas y evitar que suban los niveles de conflictividad”, indicó Guevara.

En limpio, el SUTE quiere saber cuál es la masa de dinero que el Gobierno puede destinar al sector.

Desde la DGE anunciaron que la semana que viene habrán reuniones con el SUTE, pero no definieron el día.

Comentá la nota