Docentes piden un tope de 46 horas cátedra

Un tema recurrente y sin definición. Reducir la carga horaria de 66 a 46 horas cátedra, redefinir el valor de la hora y las que incluiría el cargo testigo, respetar las horas tomadas por los docentes, unificar el precio de las horas que paga el Estado y que el nuevo salario permita vivir a un docente, tal como lo hacía antes con las 66 horas, sostuvieron los dirigentes gremiales de la docencia salteña, a quienes les preocupa el estado de salud, físico y mental, de quienes están al frente de las aulas.
Hace dos años el Consejo Federal de Educación indicó que las provincias debían empezar a reducir la carga horaria de los docentes. En Salta, ya se cumplieron dos años y lo único en lo que se avanzó es en la firma de un acta-acuerdo por la cual se estableció para este año la formación de una comisión de trabajo para definir esta nueva carga horaria.

Según lo que contaron los dirigentes gremiales locales a El Tribuno, se espera que la comisión empiece a trabajar en febrero, pero hasta ahora no hubo ninguna novedad sobre la fecha de inicio. La mesa de trabajo estará formada por la Intergremial Docente, el Ministerio de Educación y de Finanzas.

“Indefectiblemente, si se reduce la carga horaria, hay que redefinir el valor de la hora cátedra. Se debe aplicar la relación 1-15, como era antes”, resaltó Ramiro Maldona Claure, dirigente gremial de DASa.

Por su parte, Vidal Eloy Alcalá, dirigente de AMET, mencionó que hay varios temas a tratar con la reducción del tope horario.

“Nosotros proponemos que sean 46 horas, pero también que se paguen las 46 con el mismo valor, no como ahora que solo reconocen 30 y el resto no”, aseveró el dirigente de la educación técnica.

En tanto Juan Arroyo, secretario general de ATE, resaltó que es un tema postergado y que en ello está en juego la salud de los docentes.

“Hay que acordar que los docentes que superan las horas no las pierdan y que se jubilen con esa cantidad y no con menos”, agregó Arroyo.

Virgilio Choque, secretario general de ADP, indicó que se debe aplicar la relación 1-15 y “no tocar el básico del docente”.

Comentá la nota