Los docentes porteños aceptaron un aumento de 31%, pero igual van al paro

Los docentes porteños aceptaron un aumento de 31%, pero igual van al paro
El gremio mayoritario aceptó la suba en dos tramos, pero convocó a una huelga de 48 horas por la falta de vacantes y las aulas en contenedores; el gobierno de Macri atribuyó la huelga a la negociación nacional

La UTE-Ctera, el principal sindicato docente de la ciudad de Buenos Aires, aceptó ayer la propuesta salarial del gobierno de Mauricio Macri, pero convocó a un paro por 48 horas para el miércoles y jueves próximos, en rechazo a la falta de vacantes en las escuelas de la ciudad y las aulas habilitadas en contenedores.

La entidad sindical aceptó un aumento promedio de 31%, que será percibido en dos cuotas: la primera de 20% en marzo y la segunda, de 11%, en agosto.

El acuerdo alcanzado ayer prevé, además, llevar el salario inicial, que cobran los docentes que ingresan a la actividad, de $ 4200 a $ 5050 este mes y a $ 6050 en agosto.

La aceptación de la oferta se decidió anoche, después de un arduo plenario de unos 500 delegados de UTE, que se extendió durante cinco horas.

Sin embargo, en ese mismo plenario se decidió convocar a un paro para el miércoles y el jueves, por lo que las clases comenzarían en la ciudad recién el viernes.

"El paro se decidió en repudio al sistema de inscripción online por el que 4000 chicos se quedaron sin vacante. Es un hecho inédito en la historia", explicó a LA NACION el secretario adjunto de UTE, Guillermo Parodi.

En el gobierno de Macri celebraron que se haya llegado a un acuerdo con el gremio mayoritario y vincularon la convocatoria al paro con la paritaria nacional.

Ocurre que en esa otra negociación, Ctera había anunciado un paro nacional que quedó en suspenso después de la última reunión del lunes. "Claramente esto [por el paro] tiene que ver con meter presión a la negociación nacional", razonaban anoche cerca del ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich.

El segundo gremio de maestros en importancia, la Unión de Docentes Argentinos (UDA), que integra la CGT alineada con la Casa Rosada, en cambio, rechazó la oferta salarial y analizará los pasos por seguir en las próximas horas.

"Es una propuesta discriminatoria. Hay cargos que van a cobrar un porcentaje muy inferior a otros. Los más perjudicados son los docentes que trabajan más de 35 horas cátedra. A más horas, es menor el porcentaje de suba", argumentó el secretario adjunto de UDA Capital, Gustavo Frutto.

Anoche, fuentes gremiales dijeron a LA NACION que "cobra fuerza" la posibilidad de que se plieguen al paro anunciado por UTE.

El sindicato de los docentes privados (Sadop) también anunció que "está analizando" la propuesta, aunque dejó trascender que "hay voluntad de aceptarla" sin ir al paro.

La última oferta del gobierno porteño se oficializó ayer en una reunión que Bullrich mantuvo con los sindicatos en la sede del Ministerio de Educación, en Paseo Colón al 200. Comenzó al mediodía, pocas horas después de que, en la apertura de sesiones de la Legislatura porteña, Macri pidiera "no politizar la educación". En un primer momento, el gobierno porteño había ofrecido un aumento de 24%, que fue rechazado de plano por los docentes.

Hubo un cuarto intermedio breve y luego quedó planteada la oferta definitiva de 31%. Los gremios se comprometieron a analizarla en sus plenarios respectivos y dar una respuesta. La decisión de UTE se conoció pasadas las 22.

OTRAS NEGOCIACIONES

El acuerdo que logró el gobierno de la ciudad se suma a los que en los últimos días habían cerrado José Manuel de la Sota en Córdoba (31,6%) y Antonio Bonfatti, en Santa Fe (30%) , otros dos mandatarios enfrentados con la Casa Rosada.

Cerrada la negociación porteña, todavía está pendiente la resolución de la paritaria nacional.

Los cinco gremios con representación federal volverán a reunirse con el Gobierno pasado mañana, después del cuarto intermedio decidido el martes para no complicar la presentación de Cristina Kirchner hoy ante la Asamblea Legislativa con posibles paros o con la negociación cerrada por decreto.

Aunque el Gobierno se comprometió a mejorar la oferta de 22% en tres tramos y un plus por presentismo de $2000, los gremios son escépticos respecto de que el panorama mejore lo suficiente como para desterrar la amenaza de que la paritaria vuelva a cerrarse por decreto. Si así fuera, reactivarían las medidas de fuerza para el miércoles y el jueves próximo que el martes quedaron en suspenso. La oferta oficial está muy por debajo de lo que exigen los sindicatos: 42% en el caso de Ctera y 61% en el de los gremios de la CGT.

Salvo Santiago del Estero y San Luis, que comenzaron las clases el miércoles último, y Córdoba, Santa Fe y Salta, donde los docentes ya alcanzaron un acuerdo para volver a las aulas el miércoles próximo, en las otras 19 provincias, además de la ciudad de Buenos Aires, el inicio del ciclo lectivo está en suspenso.

En la provincia de Buenos Aires, que concentra el 38% de los alumnos de todo el país, los maestros amenazan con no empezar las clases si el gobierno de Daniel Scioli no mejora la oferta de 25,5% de aumento en tres tramos que hizo la semana pasada. Volverán a encontrarse el próximo martes.

Comentá la nota