Los docentes resolvieron tres días de paros

La moción fue aprobada por mayoría, aunque hubo diferentes posturas

Agmer Uruguay emitió un duro comunicado.

El gremio docente definió ayer en la ciudad de Villaguay, la realización de nuevas medidas de fuerza. En este caso, habrá un paro de 24 horas el próximo lunes 12, y uno de 48 horas el 22 y 23 de septiembre.

La decisión fue muy discutida por los congresales, a tal punto que no fue consensuada en su totalidad, porque si bien tuvo amplia mayoría hubo otros tipos de posturas, “dar clases también es parte de la lucha”, razonó un docente en su intervención.

Ante la falta de respuestas a los reclamos sectoriales, el congreso extraordinario de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer), resolvió continuar con las medidas de fuerza.

En tal sentido, y según lo confirmó a La Prensa Federal, el secretario General de Agmer Uruguay, Gustavo Blanc, se llevará a cabo “un paro de 24 horas el 12 de septiembre y otro de 48 horas el 22 y 23”. Al momento de dialogar con este medio, el gremialista se encontraba en el medio de acaloradas deliberaciones para saber que tipo de acciones, además de los paros, se iban a tomar, por ejemplo movilizaciones.

Discutido

El mismo Blanc aclaró que la votación fue mayoritaria a favor de estas medidas, pero que hubo otras mociones que tuvieron respaldos minoritarios, como ser las que querían profundizar más las medidas, u otras como la que llevó Agmer Uruguay, es decir no hacer paros y abrir instancias de negociación con las autoridades provinciales.

“Trabajo devaluado”

Mientras los docentes deliberaban en Villaguay, la seccional de Agmer Uruguay emitió un duro comunicado haciendo mención a su situación bajo el título: “Los maestros llegamos al salario mínimo por un subsidio a la pobreza y con montos en negro”.

A continuación parte de lo manifestaron: “Se acerca el día del maestro y es muy triste mirar el recibo de haberes y comprobar que los docentes entrerrianos no llegaríamos al sueldo mínimo, vital y móvil nacional acordado en el Consejo del Salario si no fuera por montos que se pagan en forma ilegal. Estos montos ilegales suman 635 pesos y con ellos se llega justo al mínimo salarial para toda actividad laboral. Esto nos demuestra que más allá de que se pronuncien hermosos discursos respecto al futuro y a la importancia de la educación, se sigue considerando al trabajo docente como el menos importante de todos. El sueldo básico del maestro en Entre Ríos tiene un valor de bolsillo de 1128 pesos, luego a eso se le agregan otros montos de dudosa legalidad para llegar a 1.665 pesos, de los cuales solo el sueldo básico se traslada a todas las antigüedades y cargos docentes. A esto ya lo hemos reclamado por todas las vías y el gobierno entrerriano continúa defendiendo esta política salarial, que destruye toda la legislación laboral, los acuerdos históricos, la carrera docente y la escala legal de antigüedades. El gobierno provincial lleva adelante una política salarial que no reconoce derechos y paga como quiere a cada quién. Lo más repudiable es el hecho que para llegar a los 2.300 pesos se utiliza un subsidio a la pobreza, que es llamado adicional para mínimo y aparece en el código 172. Este código aporta un monto de 320 pesos de bolsillo que solo es percibido por los maestros que no tienen antigüedad, el resto de la docencia no cobra este subsidio a la pobreza”.

Comentá la nota