“Los docentes somos trabajadores de un derecho de otros, los pibes”

“Los docentes somos trabajadores de un derecho de otros, los pibes”

“Hay que entender que los pibes tienen derechos que están por arriba de nuestros derechos, y esa es una pelea que hay que dar en cada escuela”, fue una de las frases más contundentes pronunciadas por el secretario de Educación, Lic. Jaime Perczyk.

Junto al diputado nacional Julián Domínguez y el intendente Bucca encabezaron el encuentro ‘Patria Educativa’ que se realizó en Bolívar el viernes. Domínguez destacó la necesidad de repensar la función de los Consejos Escolares: “no puede ser que los representantes elegidos por la comunidad sean los que llevan la contabilidad, tienen que interpretar los valores del cambio educativo de nuestra sociedad”.

El cine Avenida fue sede el viernes de uno de los varios encuentros denominados ‘Patria Educativa’, que convocó a más de 400 docentes de la región para realizar un balance de lo sucedido en materia educativa en el período 2003-2014, destacando los logros y los desafíos pendientes, con el fin de avanzar en la construcción de una patria educativa.

En la apertura, hicieron uso de la palabra el intendente municipal Eduardo Bucca, el secretario de Educación de la Nación, Lic. Jaime Perczyk, y el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Estuvieron presentes también la diputada nacional Andrea García; los legisladores provinciales Walter Abarca, Darío Golía, María del Carmen “Pupy” Pan Rivas y César Valicenti; los intendentes Gustavo Tranquels (Tornquist), Gustavo Cocconi (Tapalqué), Néstor Álvarez (Guaminí) y Aldo San Pedro (Bragado).

Los discursos de los tres funcionarios fueron extensos. Perczyk reconoció que lo que se discute es “una agenda educativa que no puede ir separada de la agenda política. La presidenta dice que no existe la política educativa, que hay medidas educativas. Vivimos una época intensa que la tenemos que vivir con orgullo de poder discutir los destinos de nuestro país, y lo discutimos con 11 años y medio de realizaciones. Podemos mostrar realidades efectivas, están a la cara de todos. Como queremos más educación le destinamos más recursos”.

“Hicimos 1.800 escuelas, faltan más, sí; pero faltan 1.800 menos de cuando llegamos al gobierno. La madre de todas las discusiones en la educación es el financiamiento, porque es la más difícil de lograr, queremos que todos los chicos de 4 años vayan a la escuela; pero eso requiere de construir jardines, construir salas, designar maestros, comprar papel glasé, cartulina, tijeritas, designar a los auxiliares, todo eso no hay manera de hacerlo sin recursos”, dijo en otro tramo de su alocución.

“Invertir la ecuación, invertir lo que se pagaba de servicios de la deuda externa por lo que se invierte en educación y reducir los servicios de la deuda es una decisión educativa tremenda. Queremos desarrollar el país, industrializarlo, que el organizador de la sociedad sea la familia y el trabajo, que el desarrollo sea federal y armónico”, destacó y arrancó aplausos.

“La política de incorporación de tecnología es fuertísima, todos los pibes en Argentina tienen una computadora. Es una verdad indiscutida que desde mitad de siglo pasado, primer y segundo gobierno del General Perón, en la Argentina no se hacían tantas escuelas. Se hizo más de una escuela por día. Hay provincias que no tenían jardines de infantes, Tucumán no tenía escuelas secundarias, Santiago del Estero no tenía jardines, no había, se han distribuido más de 90 millones de libros. Los docentes todos los años tienen paritarias, el salario nunca alcanza; pero hay un lugar donde todos los años se puede discutir. Hemos recuperado la escuela técnica, tenemos canales educativos, más de 600 mil adultos han tenido una oportunidad recibiéndose en el Plan FINES”, enumeró el funcionario.

“Pero también tenemos que mejorar desde el Estado, tenemos que garantizar que todos los maestros cobren en tiempo y forma y que haya clases todos los días, que no haya ninguna excusa para eso. Tenemos que mejorar culturalmente, todos los pibes pueden aprender, nadie saber hasta dónde un pibe puede aprender”, reconoció. Y una de sus frases más celebradas y destacables, por la gran verdad que enuncia, fue la que hizo alusión a la educación como un derecho insoslayable. “Los docentes somos trabajadores de un derecho de otros, que son más débiles que nosotros, que son los pibes. Hay que entender que los pibes tienen derechos que están por arriba de nuestros derechos, y esa es una pelea que hay que dar en cada escuela”, cerró.

Tras la entrega de presentes fue el turno de tomar el micrófono de Julián Domínguez. El presidente de la cámara baja comenzó por destacar al secretario de Educación. “Perczyk es un funcionario absolutamente diferente, es un militante comprometido con la educación que hace que todos nos sintamos partícipes de los proyectos institucionales del Ministerio de Educación de la Nación”, dijo.

“Después de 12 años de ver realizados los sueños que creíamos que no íbamos a ver realizados en la política -si pudiera explicarle a mis hijos qué fueron estos 12 años, fueron la superación de todos los sueños y expectativas que yo tenía puestos en la política argentina-, haber militado 30 años valió la pena”, definió esgrimiendo las banderas del proyecto nacional que encabeza la presidente Fernández de Kirchner.

“Tenemos que pensar la Argentina desde la ilusión, no desde la resignación, desde la esperanza, y desde la provincia de Buenos Aires sabemos que para que pueda existir un proyecto patriótico que gobierne la Argentina, la provincia de Buenos Aires tiene que aportar lo que la ha caracterizado, que es el respaldo y el apoyo popular. Y acá viene el desafío como generación de hombres de la provincia de Buenos Aires, tenemos que tener la novedad del desafío que viene; nos van a correr los liberales, nos van a llevar al pasado”, dijo en otro tramo.

“A los Consejos Escolares hay que darles muchísima más participación en la sociedad del próximo siglo en la provincia de Buenos Aires, no puede ser que los representantes elegidos por la comunidad sean los que llevan la contabilidad, tienen que interpretar los valores del cambio educativo de nuestra sociedad. No hay proyecto político que no se mida por la educación; pero tenemos que generar las condiciones para que el cambio de la educación empiece en el propio sistema. Estoy convencido que hay que darle mayor autonomía; que la administración la hagan los administrativos, que los cuadros de la política se dediquen a conducir una visión estratégica de plan educativo en la provincia de Buenos Aires. No podemos tener a nuestros consejeros escolares esclavizados, y este es un déficit de la política, ser consejero escolar no puede ser un premio consuelo”, fue uno de los pasajes más destacados de su participación.

“Hay que crear la universidad del valor agregado en la Cuenca del Salado y en toda la provincia de Buenos Aires, la universidad que desarrolle estrategias para industrializar la ruralidad. Somos las tierras más ricas de la Argentina y del planeta, tenemos todo para crecer, nos sobra capacidad, y el modelo educativo tiene que ser liderado por la visión de la política y conducido por dirigentes políticos”, afirmó en otro pasaje.

Domínguez, Perczyk y Bucca, recorrieron también la obra en ejecución del Jardín Maternal, del Jardín de Infantes e inauguraron un nuevo playón deportivo municipal, todas obras llevadas adelante con aportes del Estado Nacional.

Comentá la nota