Docentes universitarios confirmaron paro por 48 horas

Pese a que un sector de los docentes universitarios a nivel nacional aceptó la propuesta salarial elevada por el Ministerio de Educación de la gestión kirchnerista, desde ADIUNT se decidió el rechazo unánime a dicha pauta monetaria, por lo que se reafirma la concreción los próximos 24 y 25 de abril de un paro sin asistencia a las respectivas entidades educativas.
Pese a que un sector de los docentes universitarios a nivel nacional aceptó la propuesta salarial elevada por el Ministerio de Educación de la gestión kirchnerista, desde ADIUNT (nucleada en la CONADU Histórica, entidad que aglutina el 45 por ciento de la totalidad sobre 120.000 docentes universitarios de todo el país.) se decidió el rechazo unánime a dicha pauta monetaria, por lo que se reafirma la concreción los próximos 24 y 25 de abril de un paro sin asistencia a las respectivas entidades educativas.

Así lo sostuvo el secretario general de ADIUNT, Walter Díaz, quien resaltó que 27 universidades, 50 colegios preuniversitarios y 29 asociaciones de base caracterizaron de "insuficiente" la propuesta de la Administración Central y del Consejo Interuniveristario Nacional, además de exigir la discusión de un Convenio Colectivo de Trabajo único, a nivel nacional, que incluya la estabilidad laboral y la carrera docente.

Vale recordar que la oferta oficial redundó en un incremento en el orden del 20,5 por ciento que será efectivizado en tres cuotas no acumulativas de 12 por ciento en marzo, 6 por ciento en junio y 2,5 ciento en septiembre, fijando así un salario testigo de 2.800 para el profesor con dedicación semiexclusiva.

Sin embargo, adujo el delegado gremial que "el promedio del aumento repartido a lo largo de los 13 sueldos anuales será de 14,7 por ciento. Suma que, lejos de cubrir la inflación y la presión tributaria sobre el bolsillo de los docentes, hará retroceder el salario tanto en la base de la pirámide (está lejos de lo necesario para vivir) como en el vértice (donde domina la retención por el Impuesto a las Ganancias). Es decir, lo que ingrese a un bolsillo por un lado, inmediatamente será decomisado por el otro".

Según explicó Díaz, el sector exige una suba salarial que supere el 30 por ciento, retroactivo al mes de enero, un sueldo básico del cargo testigo de 3.000 pesos y la eliminación del impuesto a las Ganancias.

En tanto, el dirigente hizo mención a dos aspectos meramente relacionados con la realidad por la que atraviesa la UNT, pues mencionó "la situación de precariedad laboral de los docentes interinos preuniversitarios y la exigencia de llenar una base de datos (SIGEVA) que no tiene en cuenta la realidad del docente/ investigador".

A este panorama, adicionó las condiciones de trabajo en las que tiene incidencia directa el presupuesto. "En este contexto hay que pensar que la lucha por mejorar nuestras condiciones de trabajo va a ser larga y difícil, ya que estos temas se han ido instalando y naturalizando en el sector universitario debido a una política sostenida de las sucesivas autoridades nacionales, apoyada por el CIN", adujo Díaz.

Comentá la nota