Docentes universitarios y otra semana de paro

Docentes universitarios y otra semana de paro

La medida de fuerza, que en Luján es impulsada por ADUNLu, comenzó hoy y se extenderá hasta el viernes. El sector reclama una suba salarial del 45 por ciento, una cifra muy alejada del ofrecimiento del gobierno nacional.

Como parte de un reclamo que ya lleva varias semanas, los docentes universitarios comenzarán hoy una nueva medida de fuerza, en esta ocasión por 72 horas. En el caso local, la medida de fuerza repercutirá en el funcionamiento de la UNLu a partir de la decisión de la Asociación Docente de la Universidad Nacional de Luján (ADUNLu) de adherir al reclamo salarial, como parte integrante de la federación CONADU Histórica.

Tal como se informó la semana pasada, en una segunda reunión paritaria el gobierno nacional ofreció un incremento de sueldo del 25 por ciento, dividido en dos partes: un 15 a partir del 1 de mayo -a cobrar en junio- y el 10 por ciento restante desde el 1 de agosto -a cobrar en septiembre-, ambas cuotas no acumulativas.

La oferta propuesta por el Ejecutivo de Mauricio Macri plantea una vigencia hasta el 30 de abril del próximo año, ocasión en la que se abriría la nueva negociación salarial. Por otra parte, la oferta incluyó el reclamo que desde diciembre realiza CONADU Histórica sobre el pago de deudas salariales.

Sin embargo, la federación que aglutina a gremios como ADUNLu rechazó el ofrecimiento al marcar que el pliego votado por su congreso establece un aumento salarial del 45 por ciento, y una reapertura de la instancia paritaria en febrero: “Reclamamos asimismo la aplicación del nomenclador universitario y preuniversitario”, explicaron los gremios nucleados en la federación.

LO QUE VIENE

En el caso puntual de Luján, ADUNLu realizó una asamblea extraordinaria en la sede central de la UNLu. La reunión, anunciada para el mediodía, apuntará a efectuar una evaluación del plan de lucha y su continuidad. De igual manera, al día siguiente se trabajará en “acciones gremiales para la visibilización y difusión del conflicto dentro y fuera de la UNLu”.

El viernes, último día del paro, ADUNLu se sumará a la movilización al Ministerio de Educación de la Nación, lugar donde sesionará el congreso extraordinario de la Federación CONADU Histórica para determinar la continuidad del plan de lucha nacional.

ADUNLu expuso que además del pedido de incremento salarial del 45 por ciento, el sector apunta a  lograr la aplicación del convenio colectivo de trabajo en todas las universidades del país y, en términos generales, se reclama la eliminación del impuesto al salario (impuesto a las ganancias).

La entidad que representa a los docentes de la UNLu también se manifestó “en defensa de la educación pública y gratuita” y “en contra del ajuste presupuestario a las universidades nacionales”. En ese sentido, se exige un “aumento inmediato del presupuesto universitario”.

Por último, ADUNLu se manifestó en contra de la “criminalización de la protesta social y por la derogación del protocolo anti piquetes”, como así también “contra los despidos, la precarización y la estigmatización a los trabajadores estatales”.

CONVENIO

A través de una gacetilla de prensa, la Asociación de Docentes de la Universidad Nacional de Luján reiteró a todos los docentes y a la comunidad en general que desde el 1 de julio del año pasado -fecha de su publicación en el Boletín Oficial de la República Argentina- el Convenio Colectivo de Trabajo (CCT) del sector “está plenamente vigente en todas las universidades nacionales del país”.

En la práctica, esto significa que, con excepción de algunos artículos -como por el ejemplo el Nº 73, que explícitamente requieren para su aplicación de previos acuerdos paritarios de nivel particular o nacional-, “el resto de los artículos tiene plena vigencia”.

No obstante, la entidad gremial aclaró que la normativa impone el deber de respetar aquellos acuerdos alcanzados con anterioridad al convenio que resulten más favorables para los trabajados. En el resto de las situaciones, la norma nacional está por encima de cualquier otra regulación que ordena la relación entre empleados y empleadores.

“Por su carácter de norma bilateral -acuerdo entre parte trabajadora y parte empleadora- el Convenio Colectivo debe considerarse una norma de mayor jerarquía que un estatuto, reglamento, resolución, disposición u otra norma interna que pueda tener cualquiera de las universidades nacionales. De esta manera, inexorablemente las universidades nacionales en su carácter de empleadoras están obligadas a aplicar el Convenio Colectivo y al mismo tiempo deberán adecuar sus normativas -de origen unilateral- a lo dispuesto en el CCT. Por tanto, de ningún modo las universidades podrán postergar la aplicación del CCT bajo el argumento de inadecuación o incompatibilidad con normativas internas. Es en este sentido que su aplicación es obligatoria, única y de carácter nacional”, explicó ADUNLu.

Por otra parte, se resaltó que “el Convenio Colectivo es una valiosísima conquista para la docencia universitaria, cristalizada luego de 25 años de lucha que expresa una concreta correlación de fuerzas entre trabajadores y empleadores en una determinada coyuntura histórica”.

“Si bien al estar inmerso en el modo de producción capitalista, que legaliza a diario el despojo y la injusticia hacia los y las trabajadoras, siempre será una obra inconclusa pero al mismo tiempo es una insoslayable herramienta legal que consagra y garantiza una base de derechos laborales”, agregaron. 

Por lo expuesto, desde ADUNLu “exigimos de modo intransigente su plena y efectiva aplicación en todas las universidades nacionales”. Para lograr dicho objetivo, “es necesario que sigamos avanzando con firmeza e independencia sindical en pos de lograr eliminar todas las formas de precarización laboral y el llamado trabajo ad honorem”.

“Necesitamos lograr para todas y todos los docentes de la UNLu la estabilidad en el cargo, un sistema de promociones e igualdad de derechos políticos”, agregó la entidad.

Comentá la nota