Docentes volvieron a marchar

El conflicto no encuentra salida, ya que los Docentes Unidos no obtuvieron el decreto por el 25% que, aseguran, les habrían ofrecido.
Los docentes que cuestionan el acuerdo por un 12,5% entre los gremios y el Gobierno cumplieron anoche otra ruidosa manifestación en la Plaza 25 de Mayo, en infructuosa espera del decreto con un aumento del 25% que, según los Docentes Unidos de Catamarca, el ministro de Gobierno, Francisco Gordillo, les habría prometido anteayer, aunque el funcionario sostiene que no hubo ofrecimiento.

Por eso los manifestantes lo tildaron en la Plaza de "mentiroso", cuestionando además la ausencia de funcionarios dispuestos a dialogar con ellos en esos momentos. Delegados escolares de Capital, Tinogasta, Andalgalá, Belén y El Alto, entre otros puntos de la provincia, deliberaban anoche, al cierre de esta edición, para decidir con qué medidas continuar el reclamo la semana que viene.

La marcha de docentes de escuelas estatales -y también numerosos de escuelas privadas- cubrió prácticamente tres cuadras, portando carteles y hasta una marioneta vestida con guardapolvo blanco. La columna se dirigió dos veces alrededor del paseo público y luego se ubicó frente a la Casa de Gobierno, que lució vallada y custodiada por una hilera de efectivos policiales.

Los participantes cantaron el Himno y después comenzaron los discursos. Primero habló la dirigente Olga Ponce de León, quien dijo: "Los docentes de Catamarca estamos de pie reclamando que se nos abran las puertas de la Casa de Gobierno. Señora Gobernadora: sabemos que no está, pero también sabemos que escucha a su pueblo que la ha elegido para un cambio. Ese cambio tenía que ser una respuesta concreta y usted es la única que tiene la facultad para el decreto".

"Nosotros -continuó- no estamos de acuerdo con el 12,5%; nos habían propuesto un 25% y ahora estamos esperando el decreto firmado. Pero los ministros se retiraron por una puerta del costado". Más adelante, al recalcar que "estamos decepcionados pero no nos cerramos al diálogo", defendió que "los docentes somos de palabra", argumentando que "queremos mejorar la calidad educativa y no solamente el salario", puesto que "tenemos un guardapolvo blanco que nunca vamos a manchar". Después, hubo palabras de Pablo Pinela y Horacio Rosas, culminando la manifestación en forma pacífica.

Comentá la nota