Domingo Bruno: “Si vamos al unicato en la CGT terminamos siendo hijos del poder”

El secretario de Gastronómicos de Morón está de acuerdo en una conducción tripartita de la central de trabajadores. En diálogo con LaNoticiaWeb criticó a Moyano, “tiene muchas explicaciones que darnos por actitudes que tomó cuando estaba a favor del Gobierno”, y anticipó un plenario de la CGT Azul y Blanca para el 21 de agosto
Domingo Bruno, secretario de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos y titular de la CGT Azul y Blanca de Morón, está abocado hoy a la sucesión en la central de trabajadores; sin embargo, no resigna sus aspiraciones políticas y forma parte del armado del Frente de Unidad Peronista.

En declaraciones recientes, Barrionuevo dijo que no sirve estar enfrentados a muerte con el Gobierno, ¿es una posición con la cual coincide?

Claro, porque se trata de política, y tenemos que buscar la manera de negociación en esta discusión que hay con el Gobierno, porque tenemos que recuperar el dinero de las obras sociales, que tenemos un gran déficit y desde el sindicato bancamos la obra social. Si el Gobierno no pone ese dinero que tiene retenido, lamentablemente las obras sociales empezarán a tener problemas serios de prestación de servicios. Cuando uno negocia no tiene que ser tan cerrado o irse al extremo de pelear sin tregua.

¿Cómo hace Moyano?

Sí, eso realmente no nos sirve, no nos conviene una postura totalmente extremista, porque eso nos lleva a una ruptura total en la cual termina perjudicado el trabajador. Tenemos que ser capaces de negociar.

¿Cree que habrá unidad en la CGT?

Se está trabajando fuertemente, con mucha decisión para que eso ocurra. Si no vamos camino a tres CGT, porque Moyano va a seguir en su postura, los Gordos y los independientes tienen su postura a favor del Gobierno y nosotros estamos en una posición intermedia. Proponemos una conducción tripartita para que después cada uno políticamente pueda expresarse como le parezca. Si vamos al unicato terminamos en ser hijos del poder, y no nos sirve, eso nos pasó con Moyano en el primer mandato.

Caló aceptó que es probable que se vaya hacia una conducción colegiada

Sería lo ideal, así todas las expresiones tendrían una representación en la mesa de conducción. Sino cometemos el error que pasó con Moyano, quien se encargó de poner techos a los salarios a favor del Gobierno cuando se discutían paritarias, fue uno de los colaboradores en la 125; tiene muchas explicaciones que darnos por actitudes que tomó cuando estaba a favor del Gobierno.

Entonces, en el mejor de los escenarios quedarían dos CGT…

No, el mejor de los escenarios es que estemos todos juntos, inclusive Moyano, pero él solo no puede seguir siendo conducción. Desde Azul y Blanca tampoco queremos una CGT conducida por gente del Gobierno.

¿Cuál es hoy la situación concreta?

Conversamos en forma permanente con los Gordos, con Moyano no estamos hablando. El 21 de agosto vamos a hacer nuestro congreso de la Azul y Blanca, en la sede de Capital, para ver la cantidad de congresales que tenemos y definir la posición. Lamentablemente, si queda una CGT sectorizada, se va a juicio, en el cual quedará una representación legal que no tengo dudas que será la nuestra y la de Moyano quedará como rebelde.

¿Cómo es el panorama en esta zona?

Acá hay una CGT partida, la que sería la oficial donde están Camioneros, pero que no tiene gran convocatoria y la mayoría de los gremios no participan. Nosotros hicimos hace poco una reunión con casi 40 gremios, nos juntamos Gastronómicos, UOCRA, UOM, Smata, UTA, entre otros.

EN EL CAMINO DEL FUP

Después de la experiencia electoral del año pasado, ¿qué camino siguió?

El camino de seguir en el peronismo, tratando de juntar compañeros. Aquí nos enfrentamos a una realidad lamentable, porque seguimos protestando contra estos muchachos del Frente para la Victoria que con los votos del peronismo trabajan para Sabbatella.

¿A quiénes se refiere puntualmente?

A los concejales y las agrupaciones dirigidas por Juanchi Zabaleta, por Mariotto. Les dan la cabida necesaria para que Sabbatella siga con el reinado de su conducción. Después de decir que el peronismo era corrupto, se pone ahora bajo la pollera de Cristina y estos muchachos del FpV haciéndole el caldo gordo.

También está la Juan Domingo plantándose como oposición

Depende únicamente de Scioli, con ellos hablaríamos, pero el problema es la gran incógnita, Scioli se juega o no. Estamos en esa expectativa.

Usted está en la línea de Cariglino

Por supuesto. Participamos del Frente de Unidad Peronista que conducen Cariglino y Graciela Camaño, y está Aldo Rico; hay varios compañeros interesantes de la primera sección. Estamos al frente del peronismo ortodoxo, y veremos si participamos de la interna, no sabemos, tenemos una sensación de esperar a ver qué movimientos de piezas se hace desde arriba. Siempre en el espacio anti K, por esta cuestión de que hacen caso omiso a los mandatos del peronismo.

Son críticos del kirchnerismo y buscan alianzas en el arco del peronismo opositor

Insistimos con que se aplica un modelo netamente trotskista, inclusive con tintes de stanilismo, en el cual no hay división de poderes y es un régimen; qué democracia se va a aplicar en un país donde no existe la república y no funcionan las instituciones.

El año pasado, acordaron con el PRO, ¿cómo quedó la relación?

Tenemos una comunión de ideas en esta posición anti K. Con todas esas fuerzas, la gente del PRO, la del denarvaísmo, el sciolismo, estamos abiertos al diálogo.

Camaño dijo que Cariglino puede ser un buen candidato en la Provincia

Sí. Está claro no sólo lo que es como dirigente, sino el apoyo popular que tiene en su pueblo, contra viento y marea, y la presión del Gobierno. Es una persona a respetar.

¿Y usted insistirá con Morón?

Tengo mis apetencias como todo político y siempre tengo latente estar al frente de mi agrupación, buscando los escaños necesarios. Veremos cómo se da el planteo y de qué forma podemos pelear, pero estamos preparados.

Comentá la nota