DPEC: a los problemas estructurales inconvenientes generados por el paro

Luz y Fuerza confirmó la existencia de unos 60 mil usuarios con “consumo estimado” a causa de la huelga. También adelantaron un verano “complicado” por “desinversión” en las redes domiciliarias. El Senado evalúa un proyecto para financiar obras energéticas.
Tras 19 días de conflicto, la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (DPEC) acordó con la Comisión Directiva del Sindicato de Luz y Fuerza el pago en cuotas de sumas adeudadas en concepto de Bonificación Anual Especial (BAE) hasta abril, la incorporación de una suma fija no remunerativa ni bonificable de 300 pesos en igual período de tiempo y un esquema gradual de incorporación a planta permanente de 200 contratados.

Sin embargo, el déficit recaudatorio del ente energético expuesto por el sindicato como principal escollo para cubrir sus demandas salariales y laborales, parece haber quedado a un lado junto con las medidas de fuerza.

En un intento por detallar los obstáculos que se le presentan a DPEC para hacer frente a sus pedidos de mejoras, el secretario general de Luz y Fuerza, Jorge Ovando, reveló que “hay muchos grandes deudores” y que mensualmente éstos representan unos “400 millones de pesos que no ingresan” a la firma.

Por otro lado, reclamó para que las regalías de Yaciretá y Salto Grande engrosen las arcas del ente energético, ya que según afirmó “al pasar a Hacienda quedamos sin fondos para mantención de líneas y pago de salarios. Todos los meses tenemos un faltante de casi seis millones a causa de ello”.

Más acá en el tiempo, el gremialista no descartó que el número de medidores con “consumo estimado” haya ascendido a 60 mil durante la última semana de huelga. Lo dificil de la situación radica en que el servicio eléctrico no se interrumpe, y a la vez el sistema informático SAP lo registra como “consumo cero”. Entonces, para evitar pérdidas, la firma tomaría como parámetro comparativo el consumo realizado por el usuario en igual período del año pasado y volcaría la diferencia en las boletas venideras.

El tema de las pérdidas de energía (diferencia entre la electricidad comprada y la revendida a los usuarios comunes) por conexiones clandestinas, extrañamente no integró la batería de denuncias propaladas por la dirigencia gremial contra DPEC durante la última huelga. Al respecto, un informe periodístico reciente revela que de julio de 2010 a abril de 2012 las multas que la proveedora mayorista CAMMESA le aplica a la DPEC por altos niveles de pérdida, pasó de $1,2 a $9,5 millones, lo que representa el 20% de todas las sanciones que se aplican en Argentina.

En paralelo a este panorama, el titular de Luz y Fuerza señaló que este verano “habrá que cruzar los dedos” para no sufrir cortes en el suministro energético domiciliario, debido a que desde la Dirección de Energía “no se hicieron inversiones en baja tensión” y que los operarios se atendrán a realizar “remiendos” en las redes en el período estival.

En resumen, para Jorge Ovando “hay una decisión política que hace mucho tiempo no se toma”. Mensaje que puede interpretarse en diferentes sentidos. Porque si bien el dirigente gremial quizás haya apuntado a la determinación de la empresa de revertir el escenario con sus propias herramientas, como ser la División de Control de Pérdidas no Técnicas; desde el Ejecutivo se optó por un paliativo inmediato.

Se trata del proyecto girado a Legislatura para que Provincia acceda a millonarios créditos que la adminsitración de Ricardo Colombi que revé destinar a la Secretaría de Energía y la DPEC. Pero para acceder a esos fondos habrá falta del aval legislativo.

Comentá la nota