Dueños de taxis piden más choferes y van por un aumento en la tarifa

Se oponen de ese modo a la idea de la intendenta de sumar 300 chapas al servicio público. Los titulares de licencias admiten la falta de frecuencias, pero le apuntan a la carencia de peones.

La pretensión de la intendenta Mónica Fein de sumar al menos 300 licencias a los 3.600 coches de alquiler en circulación detonó las críticas de tres cámaras de titulares de taxis. Mientras unos tildaron la propuesta de "inconsulta", otros exigieron solucionar, "antes que nada, la enorme carencia" de choferes que torna ineficiente el servicio. Pero también reclamaron un nuevo aumento de tarifa "cuanto antes y por encima del 30 por ciento".

"Antes de fin de año vamos a girar el mensaje. Estamos dialogando con los actores del sistema", había anunciado Fein en la edición de ayer de La Capital.

Pero la repercusión entre los titulares no fue sólo respecto del refuerzo del servicio con el agregado de nuevos taxis. Los titulares de licencias corrieron el eje del debate hacia la falta de choferes, la inseguridad, los carriles exclusivos y un pedido de reajuste en los relojes y fichas de los coches de alquiler.

"Faltan por lo menos 600 peones. No estamos en desacuerdo con dar nuevas chapas, pero si la urgencia es sumar 300 antes de fin de año, el problema de la carencia de choferes se duplicaría", consideró el titular de la Asociación de Taxistas Independientes (Atti), Mario Cesca.

Malestar. En la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar), José Tornambé confesó el "profundo malestar" que provocó el anuncio de Fein. "Veníamos discutiendo otras cosas en el Ente de la Movilidad, fundamentalmente la carencia de choferes. Es imposible conseguirlos, porque los vehículos están pero no hay nadie que los conduzca", detalló el directivo, que agregó: "Y nos vienen demorando un estudio de costos para aumentar la tarifa. No estamos en desacuerdo con 100 ó 500 licencias, aunque primero veamos la tarifa, después la inseguridad y luego los choferes".

El responsable del Sindicato de Conductores de Taxis (SCT), Francisco Báez, fue al grano. "Estoy indignado con la intendenta. Dice que las nuevas chapas están consensuadas con las cámaras y nunca jamás dijo nada. Lo quiero desmentir. Si algo se planteó, fue para el año próximo", aseguró Báez, quien reconoció que en materia de frecuencias "faltan choferes de noche y en horas pico, pero de día están todos en la calle".

Para todos. Para Cesca, la falta de coches "no se resuelve con 300 nuevas chapas y la intendenta busca dar respuesta a este reclamo de la gente".

No obstante, advirtió sobre la falta de colectivos en las calles. "No podemos resolver la ecuación de los ómnibus con los taxis, es incompatible", indicó, para luego afirmar: "Quisieron hacer el taxi para todos, pero no somos un servicio masivo. Si la gente desea uno barato, hay que esperarlo".

Cesca también criticó la falta de decisión sobre la circulación sin pasajeros a bordo por los carriles exclusivos del centro de la ciudad.

"¿Somos taxis cuando estamos ocupados y coches particulares cuando vamos vacíos? Nos recuerdan que somos un servicio público pero desalientan la llegada al centro porque tenemos graves problemas para buscar pasajeros", dijo.

En cuanto a la falta de choferes para garantizar la oferta de taxis, el referente de Atti consideró: "Frente a la escasez de conductores, ahora es el trabajador el que pone las condiciones. Si el convenio habla de otorgarles el 30 por ciento de la recaudación bruta, la realidad es que nadie sube al volante sino se lleva el 60 por ciento. A muchos les suena más dejar el coche parado".

Retoque inmediato. Tanto Báez como Cesca estimaron que la tarifa de taxi está "un 70 por ciento atrasada".

El líder del SCT fijó el aumento "por arriba de un 30 por ciento y que se de ahora, porque la situación es crítica".

Para ejemplificar, citaron la tarifa de la Capital Federal: 9,20 pesos la bajada de bandera.

Comentá la nota