Duro reclamo de los trabajadores municipales de la Provincia

La Federación de Sindicatos Municipales Bonaerense (FeSiMuBo), realizó en los últimos días un congreso en el que advirtió sobre la posibilidad de realizar paros y movilizaciones para exigir un “trabajo decente”.
Así se estableció en el documento final del congreso, del que participó el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales de Pilar, Luis Molina.

Durante el encuentro, el órgano que preside Rubén “Cholo” García, convocó a elecciones generales para el 29 de junio. Según se anticipó, los comicios coronarían una lista de consenso en la que podría haber representantes de Pilar.

El congreso avaló la redacción de un documento con 12 puntos por los que pugnarán para que se respete en todo el territorio provincial.

En la convención, de la que participaron casi 400 congresales provinciales, se avaló en forma unánime la divulgación de un documento con 12 puntos, considerada de “vital importancia para el movimiento obrero municipal”.

Entre sus puntos se exige “remuneraciones dignas y suficientes” y la implementación de una “Ley de Convenciones Colectivas de Trabajo”. Además se demanda “el pleno restablecimiento de la estabilidad en el empleo y de la carrera administrativa y del concurso para la cobertura de vacantes”.

Los municipales mantienen además el postulado básico de: “la derogación de la nefasta Ley 11.757 que entre sus perversiones permite que el trabajo municipal sea objeto de manipulación y fraude por parte del poder político de turno”.

Molina le recordó a El Diario que ese es uno de los reclamos históricos de los municipales en toda la Provincia. Y lamentó que los trabajadores del sector tengan remuneraciones “muy inferiores a los privados de cualquier actividad en todo el país”.

Mínimo

Entre sus puntos, el documento también destaca el reclamo del sector de ser incorporados a la ley del salario, mínimo, vital y móvil y la “uniformidad en el pago de las asignaciones familiares”, ya que aseguran ser “discriminados en cuanto a los montos que son percibidos”.

También se exhorta que se dé fin a “la precarización del empleo municipal y de su utilización para el clientelismo político”, como también “el cese de la arbitrariedad y el autoritarismo al que se ven sometidos los trabajadores municipales”.

Los trabajadores exigen “la aplicación plena de la Ley de seguridad e higiene en el trabajo y la existencia de un organismo imparcial para la resolución de los conflictos colectivos del sector público, que es un elemento no menor, que coadyuva en los perjuicios que sufrimos. Es la sustracción de los trabajadores municipales de sus jueces naturales (Justicia del Trabajo) otorgándole competencia en materia de empleo público a la Justicia Contencioso Administrativa, lo que implica una rémora y una privación a los municipales de la aplicación de los principios del Derecho del Trabajo, en clara violación a los derechos y garantías fundamentales de carácter constitucional y consagrados en tratados internacionales en materia de Derechos Humanos”, sostienen.

El congreso de la FeSiMuBo estuvo encabezado por García (Avellaneda), y secundado por el secretario adjunto, Juan Carlos Sluga (La Matanza), el secretario de Finanzas, Antonio Gilardi (Mar del Plata); y el secretario Organización, Aldo Castro (Lomas de Zamora).

Al cierre del congreso, García, agradeció el masivo apoyo brindado por los trabajadores, e instó a los congresales a “organizarse y a ser solidarios con el resto de los compañeros. Hoy la Federación representa a más del 89% de los trabajadores municipales de la Provincia”.

Según señaló, “la ecuación de trabajadores municipales de planta permanente es del 20% o 30% en muchos distritos de la Provincia, y el resto de los trabajadores municipales con contratos basura. Eso hace que los compañeros se asusten, porque cobran salarios muy bajos, y cuando reclaman los echan, porque esta Ley 11.757 les otorga a los intendentes poderes absolutos y discrecionales”.

“No puede ser que los municipales seamos los únicos que carecemos de un convenio colectivo de trabajo y sus respectivas paritarias”, lamentó. La política de la provincia de Buenos Aires les debe a los trabajadores el reconocimiento de ser iguales ante la ley. No hay argumento político que justifique que no tengamos una estatutaria en la Provincia. Ellos quieren seguir tomando al trabajador como moneda de ajuste de los presupuestos municipales y mantenernos como los peores pagos del espectro laboral nacional”, concluyó el dirigente gremial.

La segunda

Durante el congreso, además de aprobarse la memoria y balance de la institución, se eligieron los integrantes de la Junta Electoral que tendrá la autoridad de controlar el acto eleccionario dispuesto para el próximo 29 de junio de este año. Será la segunda vez consecutiva que los trabajadores afiliados concurrirán a las urnas en cada comuna para votar en forma directa a sus autoridades sindicales.

Comentá la nota