Echeverria: Un nuevo cruce entre los gremios y el Municipio por el Santamarina

Echeverria: Un nuevo cruce entre los gremios y el Municipio por el Santamarina
Ayer por la tarde, a la misma hora en que estaba prevista una movilización de trabajadores en Monte Grande, concejales del PJ y funcionarios del Ejecutivo repartieron volantes justificando el despido del doctor Miguel Molinas, miembro del sindicato de médicos. Para evitar incidentes, los gremios levantaron una asamblea con vecinos y se limitaron a repartir panfletos de la misma forma.
El Departamento Ejecutivo de Esteban Echeverría y los gremios de CICOP, STMEE y ATE volvieron a exponer sus diferencias en público en la tarde de ayer. Funcionarios municipales repartieron volantes que justifican el cesanteo del médico Miguel Molinas en el mismo lugar y a la misma hora en que estaba anunciada una asamblea de trabajadores y vecinos en protesta por el mal estado del Policlínico Santamarina, entre otras quejas.

Para las 17 de ayer estaba prevista una asamblea con vecinos en la estación de Monte Grande y en el Palacio Municipal de parte de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud (CICOP), el Sindicato de Trabajadores Municipales (STMEE) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE).

La intención era comunicar la situación del Santamarina y hacer participar a las ciudadanos en los reclamos por la falta de insumos, por los descuentos salariales y por el despido de Molinas.

Previo a esa hora, se hicieron presentes en esos dos lugares un grupo de funcionarios del Municipio y de concejales oficialistas, que llevaron a cabo un reparto de volantes con el título “Justo Molinas, un médico que no cumplía”.

En dicho panfleto figuraba la explicación de que el médico tenía horarios superpuestos en el Santamarina y en el Hospital Grierson, de Presidente Perón. Se explicaba, además, que Molinas “no cumplió con su responsabilidad, pero cobraba como si lo hiciese”.

En el dorso del papel también se colocó una copia de las planillas de horarios del Santamarina de los meses de diciembre, enero y febrero del 2008, con las supuestas incompatibilidades del profesional.

Por esas horas, el titular del STMEE, Adrían Gouin, le mencionaba a Info Región que esto “es una provocación, una incitación a la violencia”.

Cerca de las 18, los gremios reunidos en la sede de los municipales, en un clima de mucho enojo, realizaron una asamblea para resolver los pasos a seguir. Tomó la palabra la secretaria general de la CICOP, Julia Cresta, y señaló que “el intendente Fernando Gray, sabiendo de la asamblea popular, colocó a sus funcionarios y concejales en ambas plazas de Monte Grande para que repartan volantes en contra del doctor Molinas”.

Finalmente, los miembros de los tres sindicatos decidieron llevar a cabo una marcha desde el STMEE hasta la Municipalidad, y luego hasta la estación de Monte Grande.

Aprovechando que los concejales y funcionarios ya habían finalizado su actividad, se dispusieron a repartir sus propios volantes, los cuales denunciaban los faltantes de insumos y problemas de infraestructura en el hospital, los descuentos de sueldo a los empleados del Municipio y, por supuesto, la situación de Molinas.

Comentá la nota