Los efectivos en Mendoza continuaron con la protesta

Los efectivos en Mendoza continuaron con la protesta
En diversos momentos se manifestaron en las inmediaciones de la Agrupación XI en Guaymallén. Se sumaron a la queja mujeres y niños.
En nuestra provincia, los familiares de los gendarmes se sumaron a la protesta. (José Gutiérrez / Los Andes)

Eduardo Ayassa - [email protected]

Ayer los gendarmes que cumplen funciones en Mendoza se volvieron a movilizar frente al edificio de la Agrupación XI y, en diferentes horarios, se reunieron con mujeres y niños, en la intersección de Pedro Vargas y Costanera, pero sin hacer cortes de tránsito.

A más de 48 horas de iniciada la inédita protesta de una o varias fuerzas de seguridad, en Mendoza la situación no ha variado. Efectivos de la Gendarmería siguen apostados al frente del edificio de la Agrupación XI, sobre calle Pedro Vargas, en Dorrego.

Y como en la antevíspera, algunos hombres de verde se desplazaron hasta la intersección con Ejército de los Andes, ocupando parte del asfalto pero sin impedir el paso vehicular.

En la tarde de ayer al grupo de hombres se sumaron mujeres y niños exhibiendo pancartas que indicaban, entre otros conceptos: "La Gendarmería disciplinada le dice NO al trabajo en negro" u otro donde se mencionaba: "El Ejército no vive... sobrevive", en clara alusión a la otra fuerza militarizada que tiene asiento en la provincia y de la que hasta ahora no se había mencionado como adherente al reclamo, pese al anuncio desde el Ejecutivo Nacional que se dará "marcha atrás al decreto 1.307" que fuera la letra escrita que encendió el conflicto.

Aumento de sueldo

Los convocados en Mendoza aumentaron la apuesta y, pese al anuncio de la derogación del polémico decreto y la promesa oficial que "el mes que viene los salarios no tendrán descuento", reclamaron soluciones "inmediatas" y además aprovecharon la situación para pedir mejoras en los salarios (se habla de un básico de 7 mil pesos), pero que bien se podría encauzar con "blanquear" el bono y que con ello desaparezcan los ítems "no remunerativos".

Adhesión popular

El calor y el sol de la tarde no fue impedimento para que un importante grupo de personal de Gendarmería, a los que se le sumaron efectivos de Ejército, se hicieran sentir con redoblantes y algún improvisado bombo (como un rojo tambor de 200 litros) que era golpeado por un par de hombres que se rotaban cada tanto. Lo que más llamó la atención fue la adhesión popular. Tanto aquellos automovilistas que pasaban por la Costanera, como los que lo hacían por Pedro Vargas o Ejército de los Andes, contestaban haciendo sonar estridente e ininterrumpidamente las bocinas.

De igual modo lo hicieron los conductores de ómnibus y pesados transportes e inclusive un móvil de la Policía de Mendoza, que se hizo presente -pero sin detener la marcha- con la sirena abierta.

Una medida similar fue anunciada para las 18, en la Plaza de las Artes de la villa de Uspallata, pero en este caso la convocatoria fue hecha por los familiares de los gendarmes que cumplen funciones en aquel distrito.

Cada uno de los hombres que hablaron, manteniendo en reserva la identidad, aseguró a su turno que "este reclamo que ahora lo conoce todo el país, nosotros lo venimos haciendo vía judicial desde hace años", mientras que otros reclamaron anticipadamente para que "no haya sanciones administrativas", cuando la calma vuelva a la fuerza y todo quede "encerrado" entre las paredes de la Agrupación XI de Gendarmería.

Comentá la nota