Efecto policía: cada vez más sindicatos piden bonos y reabrir paritarias

Ayer y hoy pararon los judiciales cordobeses y estatales rionegrinos. El jueves sale a la calle la CTA disidente y el gremio de Camioneros evalúa medidas de fuerza
Mientras el Sindicato de Choferes de Camiones define cómo y cuándo se ‘lanza a la calle’ en busca de su bono de fin de año, la CTA disidente ya anunció que ‘ganará la calle’ el próximo 19 de diciembre para pedir ‘cómo mínimo’ $ 2.000 para fin de año, un sueldo no menor a los $ 8.500 y reapertura de paritarias.

“El jueves salimos a la calle por todos nuestros reclamos históricos además de pedir apertura de paritarias o que la Presidente o el Jefe de Gabinete convoque a una mesa de diálogo”, explicó el líder de la CTA disidente, Pablo Micheli, a El Cronista.

“Estamos llamando a la gente a que se movilice en todo el país, con una marcha que va ir de Congreso a Plaza de Mayo y de la única forma que lo levantamos es con el llamado a una mesa de negociación”, agregó.

Pablo y Hugo Moyano están amenazando desde hace tiempo que también tomarán la calle si la patronal del sector no paga un bono de $ 4.500 para fin de año. “No hablé con Moyano, ellos están en su negociación y nosotros vamos con todos los que quieran venir” dijo el dirigente sindical. “No vamos a correr atrás de nadie”, agregó.

Para Micheli las condiciones “están dadas para un paro nacional, esto es una locura, la gente no tiene un peso, le cortan la luz, a esto se le suma los desmadres de los últimos días; la gente está muy caliente”.

Micheli decidió no esperar

a que Camioneros defina si sale o no a la calle y parece que hizo bien ya que el reclamo de los choferes que empezó en $ 5.000 hoy ya está en $ 3.000 y pronto a solucionarse.

Moyano lo definirá el miércoles, cuando vuelvan a reunirse en Trabajo con la parte empresarial, para definir si acepta o no la propuesta de la contraparte.

Más conflictos

Pero como ya habían anticipado la mayoría de los sindicalistas, la paritaria a la fuerza de los uniformados iba a repercutir en otros gremios. Y ya comenzaron los conflictos.

Los judiciales cordobeses fueron los primeros en salir a reclamar porque el gobernador De la Sota los dejó afuera de un bono de fin de año de $ 1.000 que entregó a los empleados públicos. Al parecer, la experiencia con la policía fue suficiente enseñanza ya que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) cordobés reconoció que está haciendo gestiones para que los empleados judiciales accedan a cualquier mejora o bonificación que pudiera concederse a los empleados públicos.

Además, ayer, la seccionales rionegrinas de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) iniciaron medidas de fuerza y movilizaciones en reclamo por ajustes salariales a partir del 1º de enero.

Los trabajadores estatales de UPCN pararon ayer y lo harán hoy también, mientras que ATE convocó a una medida similar para mañana y pasado.

El reclamo es el mismo: incrementos salariales del orden del 30% al 40% que eleven el sueldo mínimo básico a una suma cercana a los $ 9.000 tal como le fue concedida al sector policial.

En la misma línea la Federación Sindical de Profesionales de la Salud (Fesprosa) y de la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP), confirmaron un paro nacional para mañana en reclamo de “la inmediata apertura de las paritarias” sectoriales.

A la protesta adhirieron 15 de las 22 provincias que integran la Federación, ente ellas, el distrito bonaerense y los trabajadores de los 78 hospitales y centros de salud.

Comentá la nota