El Ejecutivo apura las negociaciones salariales con gremios afines

El Ejecutivo apura las negociaciones salariales con gremios afines
Aspira a lograr que cierren subas anuales del 25%, a cambio de premios, sumas no remunerativas y otras compensaciones. Por ahora, los sindicatos se resisten a aceptar el pedido de moderación
Con la paritaria docente, tanto la nacional como la bonaerense en pleno conflicto, el Gobierno apuesta a lograr cerrar acuerdos salariales de varios gremios afines y representativos, a fin de que sienten referencia para las discusiones del resto de los sindicatos y transmitan otro escenario al planteado por los maestros.

La meta es convenir con al menos diez gremios. La estrategia es que acepten una mejora salarial anual en torno a un 25%, a cambio de reconocerles el pago de sumas no remunerativas, bonos de fin de año, premios u otros beneficios, publica el diario La Nación.

Y precisa que la propuesta oficial ya fue escuchada y debatida en la cúpula de la CGT oficialista que conduce Antonio Caló. El ofrecimiento surgió del secretario de Obras Públicas, José López, quien se habría comunicado con Gerardo Martínez, líder de la Uocra; y con José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias.

El pedido de mesura, hasta el momento, no tuvo demasiado eco entre los sindicalistas, a excepción de Martínez, quien reconoció que su pedido de aumento salarial "será en base a un 25%". Los metalúrgicos de Caló ya dejaron en claro a las patronales en la paritaria que arrancó el miércoles pasado una exigencia de 30% de aumento, en una sola cuota, más cuatro sumas extras.

Un reclamo similar llevan adelanto los gremios ferroviarios, el sindicato de la carne y los portuarios, quienes están en plena negociación con los empresarios. También pretenden un alza del 30%, en línea con lo que acordaron los docentes porteños y cordobeses.

La cúpula de la CGT oficialista se resiste a aceptar el 25% que sugiere el Gobierno pero -según confiaron fuentes del sector al diario-en caso de que las negociaciones salariales se compliquen, aceptarían públicamente ese porcentaje si se acuerdan otros beneficios adicionales que mejorarían el trato.

Algunas de las opciones serían incluir en los acuerdos paritarios sumas no remunerativas, bonos de fin de año, premios y aportes especiales para sostener económicamente a las obras sociales sindicales. Y en el caso particular de los gremios estatales, sumar más empleados a la planta permanente.

Otra de las variables que se estudia consiste en reducir al máximo la cantidad de cuotas en las que se efectivizaría el eventual aumento, puesto que varios de los gremios afines a la Casa Rosada apelaban a lograr "sumas puente" para postergar la negociación ante la escalada inflacionaria, que sigue con su rumbo alcista.

La meta era sellar entendimientos anuales en un escenario más claro. Pero ante la imposibilidad de lograrlo por parte de los empresarios, ahora apuestan todos sus armas a conseguir el incremento de 2014 en una sola cuota.

Según explicó el secretario general de los Empleados de la Enseñanza Privada, Guillermo Marconi, "se cerró a comienzo de año con un aumento del 25% en un solo pago, lo que equivaldría a un 36% en tres cuotas o a un 34% en dos tramos".

Comentá la nota