Ejecutivo y gremios alcanzaron un acuerdo

Ejecutivo y gremios alcanzaron un acuerdo
ATE y STMA firmaron ayer con el Ejecutivo el acuerdo salarial que regirá en 2013 para los trabajadores comunales. De esta manera, tendrán un incremento del 25 por ciento desdoblado en enero y julio y una garantía salarial de hasta 500 pesos que se extenderá durante todo el año pero que no irá al básico hasta enero de 2014. Fue una extensa jornada en la que los trabajadores tomaron el municipio por alrededor de 10 horas. El incremento salarial alcanzará además a funcionarios y concejales
Por cerca de 10 horas, trabajadores del Hospital Pintos -y algunos de otros sectores- mantuvieron tomado el palacio comunal, reclamando el cumplimiento de lo acordado la semana pasada en el marco del Consejo del Salario.

Al cabo de ese tiempo, los gremios que los estaban representando firmaron un nuevo acuerdo salarial con el Ejecutivo.

Resumiendo, el convenio al que arribaron consiste en un 25 por ciento desdoblado: 15 en enero y 10 en julio, que acumulativamente da un 26,5 por ciento.

A su vez, acordaron que con el aumento del 15 por ciento previsto para enero de este año, aquellos trabajadores que no lleguen a obtener la suma de 500 pesos de bolsillo se conformará en concepto de garantía salarial el faltante para alcanzar esa cifra.

Según consta en el acta, cuando se otorgue el aumento de julio se tomará como base el salario percibido en junio con la garantía incluida, la que se percibirá hasta diciembre de 2013 y pasará al básico el 1° de enero de 2014.

"Con el Equipo de José nos vamos todos a la B", decía uno de los tantos carteles colgados en el Municipio.

También acordaron que el 21 de enero se convocará la Junta de Calificaciones y Ascensos y que la primera área convocada será la de Salud.

El acta fue firmada por parte del Ejecutivo por el secretario de Gobierno, Héctor Bolpe, y el director de Vialidad Rural y Talleres, Sergio Spitale. Por los gremios lo hicieron Omar Varela y Sandra Scappini por el STMA, y Vanina Zurita y Eduardo Bercovich por ATE.

El acuerdo suscripto ayer alcanza a los jubilados comunales y también a funcionarios y concejales.

Cronología de un día agitado

El de ayer fue un largo día para los trabajadores municipales que rondando las 9 de la mañana se empezaron a congregar en las puertas del Hospital Pintos para participar de lo que denominaron "Marcha contra la mentira".

A las 9,40 partió la movilización rumbo al palacio comunal, acompañada por el clásico folclore que han desplegado durante los 21 días de lucha que llevaron adelante.

La columna estuvo integrada mayoritariamente por empleados del Hospital, a los que se sumaron de otras áreas como Vialidad, el jardín maternal e incluso jubilados.

Cerca de las 10 de la mañana llegó al municipio la denominada "Marcha contra la mentira" que organizaron los trabajadores comunales.

En el veredón municipal y en la Plaza San Martín los esperaban médicos, concejales, ex funcionarios, comisiones vecinales, trabajadores de Papelera, gente de Chillar y algunos vecinos que se hicieron eco del llamado que los trabajadores realizaron por diferentes medios.

A las 10 en punto llegaron y, a diferencia de las marchas anteriores que quedaban manifestándose en el veredón, ayer ingresaron directamente al palacio comunal.

En los pasillos, a esa hora ya con una importante presencia policial, hicieron sonar los bombos, las sirenas, las bocinas y también las "vuvuzelas", además de los cánticos reclamando la presencia del intendente José Inza, que en esos momentos se encontraba en el Municipio.

Durante cerca de 10 horas se mantuvieron los trabajadores tomando el municipio. En asamblea habían decidido no retirarse hasta tener una respuesta a sus demandas.

Los minutos pasaban y nadie daba una respuesta, hasta que un policía de civil (sí, un policía) apareció para comunicar que serían recibidos en los próximos minutos.

Pero los minutos se hicieron demasiados extensos y los ánimos se iban exaltando cada vez más ante la falta de presencia del Ejecutivo.

Quien salió luego a hablar con los dirigentes gremiales fue Daniel Puga, subsecretario de Comunicación, para informar que serían recibidos a las 13. Esto fue inmediatamente rechazado por los sindicatos y también por los trabajadores que seguían expresando su bronca e impotencia.

Cerca de las 11,30 comenzaron la quema de gomas en el veredón e ingresaron en la sala de espera del antedespacho del jefe comunal, la que hasta ese momento había permanecido cerrada con llave -algo característico de la administración Inza-.

Como parte de la protesta, se quemaron gomas frente al palacio municipal.

Ante la presión de los municipales, la reunión se adelantó para las 12. Sería la primera de las cuatro que se realizarán a lo largo del día.

Minutos antes de ese encuentro, según empleados de la comuna que estaban presentes en sus oficinas, el intendente Inza se retiró acompañado por su Secretaria Privada por la puerta de atrás, la que da a la calle Belgrano. "Se fue en remis", dijeron, cosa que enardeció más a los trabajadores que interpretaron este hecho como una "huida" del jefe comunal.

Cuatro reuniones para llegar al acuerdo

Los gremios y los delegados del Hospital fueron recibidos por Bolpe y Spitale. Ya dentro de la sala esperaban los dirigentes del SOEMPA Rubén Rodríguez y Miguel Burgos, quienes habían sido convocados por el Ejecutivo.

Por no sentirse bien, Omar Varela decidió retirarse, por lo que el encuentro se desarrolló con Sandra Scappini y Pedro Benedicto en representación del STMA.

La reunión fue un extenso ida y vuelta entre los funcionarios y los sindicalistas por lo ocurrido el viernes, cuando el acuerdo se cayó. Más de una hora discutiendo sobre lo mismo -por momentos en duros términos y a viva voz-, para no llegar a ningún acuerdo y cada uno seguir manteniendo su posición.

Mientras esto pasaba, los trabajadores no dejaban de hacer sonar sus instrumentos en los pasillos del palacio comunal.

Fueron cuatro las reuniones que se realizaron hasta la firma del acuerdo. Las discusiones fueron subiendo de tono a medida que las diferencias se hacían más notorias.

Los dirigentes salieron esperando el Ejecutivo hiciera una nueva propuesta, ya que se les informó que de no ser así, el municipio seguiría tomado.

Ya eran las 14 cuando la propuesta se leyó y no satisfizo a nadie, porque mantenía los mismos términos que la que había sido rechazada el viernes. En decisión de la asamblea, determinaron seguir la toma y no retirarse hasta tanto alguien respondiera a sus exigencias.

Media hora después, tuvo lugar la segunda reunión en la que se comunicó el rechazo a la propuesta y se pidió la presencia del Intendente. "Vienen de una suma de muchos errores", remarcó uno de los dirigentes cuando el acuerdo parecía lejano todavía.

La tercera reunión se dio ya pasadas las 16,30 y hubo un principio de acercamiento entre las partes, en la que se comenzó a escribir el acta que después se firmaría. A esta altura ya había regresado Omar Varela.

No obstante, los dirigentes salieron a hablar con los trabajadores para comunicarles que habían conseguido incluir "cosas importantes", como extender la garantía salarial hasta diciembre y que en enero de 2014 pase al básico.

A decir verdad, algunos de los empleados presentes a esa hora de la tarde no se mostraron muy conformes con los alcances y no entendieron el convenio como un avance importante después de 21 días de poner el cuerpo a una lucha desgastante de por sí.

Sin embargo, la visión de los dirigentes de ATE y STMA de que más allá no se podía ir, hizo que se aceptara. Y fue así que cerca de las 19,30 finalmente se firmó el acuerdo salarial que regirá para todos los trabajadores comunales en 2013; y a las 19,45 los trabajadores abandonaron la toma pacífica que hicieron del palacio municipal.

Al suscribir este arreglo, los dos gremios que participaron ya no podrán discutir salarios en lo que resta del año porque prestaron su conformidad al acuerdo de ayer.

EL DATO

En un momento de la tarde, el intendente José Inza volvió al palacio comunal, luego de que por la mañana se retirara en remis desde la entrada de la calle Belgrano. El jefe comunal recibió a los dirigentes gremiales, quienes en una de las últimas reuniones habían solicitado mantener una reunión con él. En el encuentro le expresaron, entre otras cosas, su disconformidad por cómo se llevó adelante toda la negociación que finalmente ayer culminó en la firma del acta acuerdo.

Comentá la nota