Elecciones y denuncias en la UOM

Elecciones y denuncias en la UOM
Los dos candidatos del gremio metalúrgico están imputados por una misma fiscal debido a acusaciones cruzadas presentadas por ambos.
La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de Córdoba realizará elecciones para renovar autoridades entre el 17 y 19 de este mes, en medio de denuncias judiciales cruzadas entre los dos candidatos que participan de los comicios. Por primera vez, en los últimos 13 años de conducción del kirchnerista Augusto Varas, no habrá lista única. Rubén Urbano, el ex número dos del titular de la UOM, se presenta como contrincante.

El dato singular es que los dos candidatos están imputados por la fiscal provincial Adriana Abad debido a denuncias cruzadas presentadas por ambos.

- Augusto Varas: La gente valorará lo que hemos hecho

- Rubén Urbano: Todo se encamina hacia un gran fraude

LaS elecciones de la UOM Córdoba se desarrollarán simultáneamente con las restantes 51 seccionales de todo el país. Además, de las nuevas conducciones también se elige un colegio electoral que el 2 de octubre designará al nuevo secretariado nacional, actualmente liderado por, Antonio Caló, quien va por la reelección. Caló también es el principal candidato de la Casa Rosada para presidir la CGT oficialista, el 6 de octubre.

Según la conducción de la UOM, en Córdoba hay 13.091 afiliados en condiciones de votar sobre un total de 17.500 trabajadores metalúrgicos. Aunque la lista opositora refuta ese número y cuestiona que el padrón no fue depurado. La junta electoral fue integrada por representantes del oficialismo, ya que la oposición no consiguió siquiera obtener minoría.

En Córdoba habrá dos listas. La celeste es encabezada por Varas, quien está frente al gremio desde el 2 de enero de 1999. En esa fecha, Varas asumió por la muerte del entonces titular del sindicato, Horacio Salusso. Posteriormente fue elegido por tres períodos consecutivos de cuatro años y va por el cuarto. Varas se define como peronista, pero en 2007 se sumó al Frente Cívico de Luis Juez. Ese año ocupó una banca por el juecismo, pero renunció nueve meses antes de concluir su mandato, cuando fue procesado por la Justicia Federal por defraudación a la administración pública. Pero en septiembre de ese año, la Cámara dictó la falta de mérito en esa causa.

Varas respalda al Gobierno nacional –pero aclara que es crítico de algunas de sus políticas– y reconoce que todavía cree que Juez es “una opción” para la Provincia.

Su contrincante en las elecciones es Urbano (lista Blanca), un peronista ortodoxo quien acompañó a Varas en la conducción en los últimos 13 años. Urbano dice que tomó distancia de Varas después que fue imputado por la Justicia Federal en 2010. Después el ex compañero de Varas se convirtió en su principal enemigo y presentó el año pasado dos denuncias contra el titular de la UOM.

Por entonces, Urbano admitió estar próximo al discurso de Eduardo Duhalde y Eduardo Mondino, pero ahora afirma que se alejó de esos referentes. Se define como peronista y aclara que no fue menemista ni es kirchnerista. Reconoce que cuenta con el apoyo de la CGT Unificada que conduce el delasotismo. En corrillos sindicales aseguran que cuenta con el apoyo del círculo íntimo de De la Sota.

Denuncias y expulsión. Cuando Varas ya había sido sobreseído por la causa judicial por supuesta apropiación de subsidios nacionales para capacitación, un nuevo embate provino de su secretario adjunto, Rubén Urbano, y del tesorero, Héctor Saavedra. El 22 de noviembre del año pasado, ambos directivos acusaron a Varas de comprar, con fondos del gremio, una vivienda que puso a nombre de una fundación que preside.

En marzo, la fiscal provincial Adriana Abad, imputó al dirigente por presunta defraudación. Urbano también denunció a Varas por la supuesta apropiación de 300 mil dólares del gremio atesorados en una caja de seguridad y esa acusación recayó en la misma fiscalía. No obstante, Varas cuenta con una escritura pública realizada el 18 de mayo –exhibida a este diario– donde se acredita la existencia de 200 mil dólares y las constancias de gastos por el equivalente a otros cien mil.

Pero dentro de esa interna feroz, Varas también presentó una denuncia contra Urbano y Saavedra, por la supuesta entrega de cheques de la UOM a terceros por el valor de 350 mil pesos, lo que derivó en la imputación de ambos gremialistas por la fiscal Abad.

Por esa situación, los dos sindicalistas fueron expulsados del gremio, pero posteriormente el secretariado nacional revocó esa decisión adoptada por un congreso provincial, aunque los separó preventivamente de sus cargos hasta que se expida la Justicia. No obstante, la conducción nacional de la UOM habilitó a Urbano para participar de las elecciones.

Comentá la nota